Real Valladolid

puerta 17

Recuperación y pérdida

Reconozco que tras la derrota en Gerona en el primer partido del año perdí toda esperanza en el Real Valladolid para la temporada 2015-16. Decidí guiarme por la racionalidad y aparcar de manera indefinida el irredento amor por el blanco y violeta. Pero fue firmar el armisticio y llegó la reacción, desde aquel partido el equipo ha mantenido una regularidad y una solidez defensiva que invita a replantear la perdida de esperanza de hacer una temporada más que digna. Por primera vez en la temporada sí tenemos motivos para no parecer unos ilusos por hablar de competir por un puesto de promoción.

El club y Portugal nunca han escondido que el verdadero propósito es estar lo más arriba posible. En cualquier equipo de fútbol, para no caer en el conformismo, hay que buscar el máximo rendimiento posible a nivel colectivo y el Pucela ha demostrado ser más de lo de demostrado en los puntos y la clasificación. Sin intención de ser cenizo ni agorero sí diré que esta temporada cada vez que hemos llegado a este punto, ha venido el jarro de agua fría casi a continuación.

La victoria en San Mamés con los cuatros fichajes invernales en el once titular y con gol de Roger Martí incluido parece confirmar que el mercado de enero ha sido útil para mejorar y dar más variantes a la plantilla. Y donde lo único negativo fue las tarjetas amarillas innecesarias a Mojica y Roger por su exagerada celebración del gol.

La línea defensiva criticada desde el inicio de temporada ha dado un cambio del coladero inicial de la temporada a la actual solidez que ha alcanzado ya los 450 minutos imbatidos. Y prácticamente con la misma línea de cuatro que jugó con Garitano durante su estancia aquí, lo cual confirma que los entrenadores debemos dar un valor añadido a nuestros jugadores. Además, es más habitual que suba el equipo menos goleado que el más goleador por lo tanto mantener esa seguridad defensiva más la tranquilidad que aporta tener un guardameta del nivel de Kepa amplía nuestras opciones de disputar la promoción de ascenso. Si somos regulares en esta línea, estaremos en el objetivo seguro.