Real Valladolid

fútbol

La colaboración del Laguna facilita el trabajo al Real Valladolid

Los futbolistas del Real Valladolid, ayer, durante el entrenamiento en el estadio municipal de Laguna de Duero
Los futbolistas del Real Valladolid, ayer, durante el entrenamiento en el estadio municipal de Laguna de Duero / Ricardo Otazo
  • El club rojinegro preservó el césped de su estadio la pasada semana para que la plantilla albivioleta pudiese entrenarse ayer en las mejores condiciones

El Real Valladolid trasladó ayer su entrenamiento principal al campo municipal La Laguna, en Laguna de Duero. Hasta allí se desplazaron los suplentes y no convocados ante el Nàstic para permitir los trabajos de recuperación en el césped de los Campos Anexos. La predisposición del club rojinegro fue total, como destaca Jorge Santiago, director general del Real Valladolid. «El Laguna se ha portado fantásticamente con nosotros. La pasada semana estuvieron entrenándose en hierba sintética para preservar su campo de hierba natural y ponerlo a nuestra disposición. Es un gran detalle por su parte».

La colaboración del Laguna ha concedido un necesario respiro a los Campos Anexos, sometidos a un intenso tratamiento para mejorar su deficiente estado. El césped no se ha tocado desde el sábado (ayer los futbolistas titulares ante el Nàstic solo hicieron estiramientos) y para mañana se espera una ligera mejoría. Las previsiones apuntan a que el Real Valladolid volverá a trabajar este miércoles en su escenario habitual.

Los problemas de los Campos Anexos se focalizan en la primera capa situada bajo el césped de hierba natural. Una inoportuna impermeabilización de la zona impide que el agua pase al sistema de drenaje, lo que reblandece el terreno y causa molestias a los jugadores en el trabajo diario. «Es como si debajo hubiese una esponja que acumula el agua. Los trabajos que se están haciendo estos días van encaminados a que desaparezca el agua de esa zona y que llegue a la parte del drenaje», explica Jorge Santiago.

La manera de hacerlo pasa por romper la primera capa pinchando el terreno. Así, el agua puede filtrarse hacia las arenas de sílice, las canalizaciones del drenaje y las gravas de diferente granulometría que alejan el líquido de la superficie de contacto sobre la que pisan los futbolistas.

Los Campos Anexos fueron sometidos durante los primeros meses de 2014 a una obra completa que costó 100.000 euros y en la que se cambió el césped y el drenaje. Los problemas actuales se derivan de las lluvias de los últimos meses y han llevado al Real Valladolid a plantear diferente soluciones, más allá de los trabajos exprés de estos días. El club blanquivioleta ha contactado con dos de las mejores empresas de España que se dedican al mantenimiento y construcción de estadios y césped para valorar la posibilidad de mejorar los Anexos el próximo verano. Los informes que se reciban próximamente llevarán al Real Valladolid a tomar una determinación al respecto.

«Un terreno que no está en las mejores condiciones puede suponer un problema para los jugadores. Todos tenemos claro que el césped está mal y, entre todos, debemos intentar solucionarlo. El entrenador y los jugadores no han tenido problema en irse un día a Laguna, aunque seguro que les habría gustado más quedarse en el estadio. Esta sesión ha permitido disponer del mayor número de días seguidos para que los empleados puedan intentar recuperarlo», explica el director general del Real Valladolid.

El gran problema actual para el equipo blanquivioleta radica en los Anexos y no tanto en el estadio José Zorrilla, donde el terreno parece más estable. «Aquí y en otros estadios parece que el césped tiene manchas, pero en realidad estos colores obedecen a diferentes tipos de semillas. Ver un césped de dos colores no me parece el principal problema. En las últimas semanas, ha mejorado mucho. Lo que queremos ahora es estabilizar los Anexos».