Real Valladolid
Braulio, en la sala de prensa donde presenta a sus jugadores.
Braulio, en la sala de prensa donde presenta a sus jugadores. / G. VILLAMIL

Braulio Vázquez Director deportivo del Real Valladolid

«La clave del ascenso está en Zorrilla»

  • No se sorprende de que Villar, que llegó de Segunda B, sea el pichichi y alerta de que mercados como el chino o no lograr el ascenso son claves en la estabilidad de la plantilla

Cuando juzga su gestión habla en plural. Puede ser una forma de hacer extensivo el acierto de sus fichajes a todos los que le rodean. Sobre todo cuando analiza los aciertos. «Hemos..., sabemos..., creemos...». Casi siempre, con alguna reserva. Excepto cuando analiza la posibilidad de ascender esta temporada a Primera. «La clave del ascenso –repite como un mantra– está en Zorrilla. Si ganamos los partidos de casa jugaremos la promoción» garantiza.

–¿Está satisfecho con el resultado del mercado de invierno?

–Están jugando todos [Roger, Rennella, Nikos y Borja]. Todos contribuyen. Está claro que es un salto de calidad, pero sería injusto hablar solo de los refuerzos del mercado de invierno y no citar a los demás.

–Habrá quien no esté tan contento: los que ahora ‘chupan’ banquillo, como Chica o Rodri, o los que ni siguiera van convocados, como Hermoso.

–Todos no pueden jugar, pero han aumentado el nivel de la plantilla y su competitividad. [Braulio evita hablar de rotaciones pero no olvida citar a los que ahora han perdido protagonismo].

–¿Se puede hablar de éxito en las últimas incorporaciones?

–Fue un riesgo no traer antes a algunos jugadores, pero está claro que estos futbolistas no podían venir en junio... Ahora, sin embargo, asumimos que hay garantías para seguir luchando por el ascenso.

–¿Le sorprende que a estas alturas de la competición Villar, un jugador al que usted trajo de Segunda B, siga siendo el pichichi del Real Valladolid?

–En el caso de Juan Villar, sabíamos que es un futbolista que tiene mucho gol. Juan tiene mucha hambre. Representa a muchos jugadores que tienen talento, aunque no todos llegan.

–¿Cuántos de los jugadores actuales de Real Valladolid tienen posibilidades de jugar en el club la próxima temporada? ¿Cuántos se van? ¿Es decisivo en este aspecto el ascenso?

–Eso es difícil saberlo. Algunos de los jugadores que hemos traído son cedidos; otros tienen contratos condicionados al resultado, como ocurrió con Roger el año pasado, que se fue porque no subimos, aunque hemos podido rescatarle en el mercado de invierno de esta temporada. También le ocurrió a Javi Varas (actualmente en Las Palmas, en Primera). Son muchas las circunstancias que condicionan la estabilidad de la plantilla y por eso ahora no se puede aventurar con cuántos podríamos contar la próxima temporada sin saber, además, si jugaremos en Primera o en Segunda División.

–¿Esta situación podría obligar a rehacer el equipo para el próximo campeonato?

–La media de contrataciones de nuevos jugadores en Segunda está en torno a los 14 o 15 futbolistas por temporada. No hablo del Real Valladolid, hablo de todos los equipos de la categoría. Además están produciéndose cambios importantes por la intervención de otros mercados emergentes en el ámbito del fútbol, como el de EE UU o el chino. Solo hay que ver lo que le han hecho a la Ponferradina con Yuri. Y luego están los resultados, que condicionan la estabilidad de las plantillas, en función de las características de sus contratos. Es lo que nos ocurrió la temporada pasada no solo con Varas o Roger, sino también con Hernán Pérez.

–En Tarragona, la prensa decía ayer que la visita del Valladolid antes estremecía, pero ya no.

–También dijeron que estaban satisfechos con el empate. Es normal, solo con mirar nuestro banquillo, daban por bueno el punto en casa.

–¿A usted le condicionaría el hecho de no ascender para seguir en el Real Valladolid?¿Ha tenido ofertas de otros equipo?

–Estoy muy a gusto en Valladolid. Tengo un año más de contrato y pretendo devolver todo el cariño que he recibido. No solo tengo compañeros de trabajo, sino amigos, y eso comporta, además, una responsabilidad especial.

El objetivo no es un récord de imbatibilidad

Demasiados empates. El presidente, Carlos Suárez, apreciaba esos puntos el domingo, tras el encuentro en Tarragona, pero se temía que el asunto se quedara en un récord de imbatibilidad, cuando de lo que se trata es de ascender. Braulio también alertó: «Zorrilla es la clave para el ascenso. Nuestro futuro pasa por Zorrilla. Los empates son un paso intermedio, pero si queremos estar en Primera, tenemos que sumar los puntos que se disputen en nuestro campo. Ganando los partidos en casa, casi tenemos garantizado el ‘play-off’». Braulio Vázquez, que vio cómo el año pasado se escapaba el ascenso a pesar de haber reunido una buena plantilla, insistió en que es posible el ascenso, si se ganan los partidos de casa.