Real Valladolid

real valladolid

La crisis se instala de lleno en el Pucela

Carlos Suárez, antes de la reunión del lunes en la Residencia de Jugadores del Real Valladolid.
Carlos Suárez, antes de la reunión del lunes en la Residencia de Jugadores del Real Valladolid. / La 8 TV
  • El presidente se encierra dos horas con los jugadores para revertir la situación y la plantilla busca la manera de reaccionar

La derrota ante el Huesca (0-1) ha abierto la caja de los truenos en el Real Valladolid. La crisis ha vuelto a instalarse en el estadio José Zorrilla y la secuencia de las últimas horas corrobora la gravedad de la situación deportiva así como los esfuerzos por reconducir la situación. Al estallido de Miguel Ángel Portugal el domingo en la sala de prensa y las amargas palabras del presidente Carlos Suárez en la zona mixta, siguieron un goteo de mensajes en Instagram por parte de los futbolistas, las reflexiones, ya más sosegadas, del técnico en su página web personal y, como colofón, la reunión de casi dos horas que Suárez mantuvo ayer con la plantilla en la Residencia de Jóvenes Jugadores y cuyas imágenes previas y posteriores fueron captadas por La 8 de Valladolid.

Según la información de esta televisión, los futbolistas de la primera plantilla blanquivioleta fueron citados por el presidente a las 10:30 de la mañana y permanecieron reunidos hasta minutos antes de las 12:30 horas. En la agenda del club, el lunes figuraba como jornada de descanso, pero Suárez no quiso dejar pasar más tiempo tras el fiasco del domingo.

Los futbolistas acordaron no efectuar declaraciones durante la jornada de ayer y delegaron la portavocía de este asunto en Álvaro Rubio. El capitán explicará hoy la versión de la plantilla sobre la reunión tras el entrenamiento matinal, que comenzará a las 11:00 horas. El club tampoco comentó oficialmente los pormenores del conciliábulo.

La crisis se instala de lleno en el Pucela

Miguel Ángel Portugal sí vertió algunas impresiones en su página web personal (www.miguelangelportugal.com) en la noche del domingo. El técnico del Real Valladolid utiliza regularmente esta vía, así como su cuenta en Twitter, para ampliar o matizar las declaraciones que efectúa en la sala de prensa del estadio. Su mensaje para esta semana se condensó en dos frases. «Nos quedan 14 finales. ¡¡¡Y no hay presión ni historias!!!».

Portugal trata de ejercer desde su web como motivador en jefe del alicaído vestuario blanquivioleta. «Nos quedan 14 partidos», escribe el técnico, «y solo debemos pensar en ganar el próximo, y después del próximo, el siguiente, y después, el siguiente, y así hasta que seamos capaces de convertir en triunfos la calidad de esta plantilla, la historia de este club, y la exigencia legítima de nuestra afición».

El entrenador del Real Valladolid señala que «no hay excusas, ninguna excusa». «Sabemos lo que significa vestir este escudo, y asumimos nuestro compromiso. Ahora, nos toca reflexionar sobre lo sucedido y por qué se ha producido», subraya Portugal, lo que apunta a una semana de autocrítica intramuros, búsqueda de explicaciones al paupérrimo juego del equipo y terapias colectivas para tratar de evitar la descomposición en el tramo final de Liga.

«Todos deberemos sacar conclusiones para mejorar urgentemente. No hay atajos, no hay fórmulas mágicas. Y todo pasa por convertir en bueno lo que ahora no es. Y eso se logra con autocrítica, análisis generoso e inteligencia», desgrana Portugal.

El técnico busca en sus palabras un efecto motivador y por eso recuerda que «no se ha perdido nada, ni mucho menos». «Todavía estamos convencidos de lograr los objetivos, pero evidentemente, necesitamos mejorar. Estamos en ello. Prometido».

Los jugadores también tratan de apagar algunos fuegos. Vincenzo Rennella, que se marchó al vestuario con malas pulgas tras ser sustituido en el minuto 40, utilizó su cuenta de Instagram para pedir disculpas por su comportamiento. «A veces se hacen cosas en caliente y luego nos arrepentimos. Lo más importante es estar unidos y luchar por nuestro objetivo», escribió en la noche del domingo. Ayer, Rennella divulgó un nuevo mensaje: «El pasado es pasado, solo vale el presente y el futuro», publicó el franco-italiano junto a una foto en la que aparecía la leyenda en inglés ‘Si lo sueñas, puedes conseguirlo’.

Javi Chica también recurrió a Instagram para lanzar mensajes de motivación con una imagen en la que se podía leer ‘Y un día después de la tormenta, cuando menos piensas, sale el sol’. El lateral, suplente en los últimos partidos, escribió tras la reunión de ayer con el presidente: «Porque confío en este equipo, mis compañeros, porque confío en que vamos a conseguir el objetivo. Porque mucha gente está con nosotros y no podemos fallar. Por eso y mucho más. Es el momento».

Javi Moyano abogó igualmente por mantener viva la débil llama de la esperanza. «La unión hará que volvamos a ilusionar a la gente y hacer que crean. Es momento de estar juntos y que nadie deje de creer».

El vestuario asume la gravedad de la situación (el equipo es decimotercero) y la semana se antoja larga. Como las palabras por sí solas no ganan partidos está por ver si la conjura de estos días se traduce en una victoria el sábado en Oviedo. De lo contrario, todo quedará en simple cháchara.