Real Valladolid

fútbol

Kepa y Bruno, formadores por un día

fotogalería

Kepa Arrizabalaga y Bruno Varela, ayer, con los porteros de las selecciones de Castilla y León / Ricardo Otazo

  • Los dos porteros del Real Valladolid instruyen a los guardametas del Centro de Tecnificación

Los campos de hierba artificial de La Vega (Arroyo de la Encomienda) son un hervidero de guantes. La tarde luce primaveral y los jóvenes porteros del Centro de Tecnificación atienden a las indicaciones de Luis Tapias, el entrenador de guardametas de la Federación de Castilla y León de Fútbol, y de José Manuel Santisteban, preparador de cancerberos en el Real Valladolid y colaborador especial en esta sesión federativa. «Saltamos con la pierna más cercana a la portería», explica Tapias a una de las arqueras, mientras llegan Kepa Arrizabalaga y Bruno Varela, los dos porteros de la primera plantilla del Real Valladolid, invitados para compartir sus vivencias profesionales.

fotos
  • Kepa y Bruno Varela, con los jóvenes porteros de Castilla y León

«Vamos a intentar transmitirles lo que sentimos en el campo y nuestra experiencia, aunque con 21 años qué voy a decir...», ríe Kepa. «Para ser portero hoy en día has de que ser muy completo: tener buen juego aéreo, utilizar bien los pies, comunicarte con la línea defensiva y el resto del equipo... y parar, claro», añade el meta titular de la portería blanquivioleta.

«¿Las cualidades de un portero? Mmmm... Depende. Unos tienen unas virtudes y otros tienen otras. Cada portero es diferente», subraya Bruno Varela, el cancerbero suplente en el arco del Real Valladolid.

Kepa habla de Bruno y Varela analiza a Arrizabalaga.

«Lo primero que destacaría de Bruno es que es un muy trabajador. Todos los días está allí entrenándose a tope. Tiene buen juego aéreo, con los pies, mucha fuerza y es rápido. Un portero muy completo», resalta Kepa.

Bruno se toma con buen humor el hecho de que Kepa le haya cerrado las puertas de la titularidad durante toda la campaña. «Es que no me da opciones de jugar, ja, ja, ja. Yo también le veo como un portero muy trabajador. A pesar de que juega siempre, sigue esforzándose. Es muy completo».

Mientras, sobre el césped, prosiguen los ejercicios para los porteros de las diferentes selecciones de Castilla y León. «Ahora haremos dobles acciones: seguimos con dos lanzamientos. Carrera frontal, blocaje. Dorsal, diagonal. Dos cada uno y rotamos», indica Santisteban.

Los porteros pertenecen a una estirpe especial y, a menudo, son presentados como futbolistas algo lunáticos, con un punto de locura. «Yo soy bastante tranquilo, nada loco», se define Kepa. «Pero sí que somos diferentes: cogemos la pelota con las manos y nuestra posición es las más específica», añade el portero vasco.

«Ja, ja, ja. Yo no estoy loco, pero tengo mis días», expone su compañero Bruno Varela. «Nos distinguimos de los demás porque tenemos un entrenador solo para nosotros, con sesiones diferentes».

Los dos porteros profesionales del Real Valladolid tienen 21 años y mucha carrera profesional por delante, pero ya saben lo que supone enfrentarse a la lupa de la portería. Normalmente, los errores se recuerdan más que las paradas y Kepa puede dar fe de ello tras la pifia que cometió en el último partido que disputó con la selección sub 21. «Los porteros hemos cometido errores desde la primera vez que nos pusimos en la portería. No es algo que quieras que pase, pero sabes que puedes suceder. Solo cabe llevarlo con normalidad, aprender del error y evitar que te afecte. Al día siguiente del fallo con la sub 21 ya estaba preparado para entrenarme a tope sin darle más vueltas. El que se pone debajo de la portería sabe lo que es eso. Pasa, ha pasado y pasará».

Más tarde, en la sesión conjunta con todos los porteros, el preparador Santisteban dirá en tono distendido: «Las culpas siempre van a los de los guantes, así que debemos dominar el área. Que los compañeros sepan que mandamos nosotros. Si no os hacen caso, se lo recalcáis».

Kepa y Bruno Varela también pueden instruir a los aprendices del Centro de Tecnificación sobre cómo afrontar la competencia por el puesto. Varela, por ejemplo, aún no ha disputado un solo minuto con el Real Valladolid. Apesar de que Kepa le cierra las puertas, el arquero portugués no se desespera. «Yo trabajo para tener minutos como los otros futbolistas que juegan menos. Un equipo como el Real Valladolid, que está arriba y quiere subir, no puede tener solo once jugadores y sí una plantilla donde todos estén listos para participar. ¡Claro que se me hace duro! Cualquier futbolista que llega a un club quiere tener minutos. Sigo trabajando fuerte y esperando la oportunidad. Entrenar no es lo mismo que jugar, pero hay que respetar las decisiones del entrenador», declara Varela.

Momentos decisivos

La competición en la Liga Adelante vive los momentos decisivos y Kepa recuerda que «todo está muy apretado» en la lucha por el ascenso a Primera. «Incluso empatando el otro día y perdiendo en Miranda, nos encontramos a tres puntos del ‘play-off’. Eso está bastante bien después de todo lo que hemos pasado, pero ahora hay que ganar y sumar de tres en tres. Si no, va a ser muy difícil».

Ya en la sesión colectiva, Luis Tapias pide a Kepa y a Bruno que enseñen la técnica básica para blocar un balón. Porteros y porteras no pierden ripio. Luego, el entrenador de guardametas de la Federación regional recuerda:«El balón es el billete de 500 euros. No conviene perderlo de vista». Acontinuación Kepa explica cómo utilizar una u otra pierna en el salto para protegerse de los delanteros rivales.

La cantera de guardametas de Castilla y León está en marcha. En los Campos Anexos se ven algunos frutos y los dos metas profesionales destacan a los que llegan por detrás en el Real Valladolid «Julio, que ya ha jugado partidos con nosotros, Alberto y Dani son porteros con mucha calidad. Hay que darles tiempo porque harán cosas buenas», presagia Bruno.

«Yo les veo en la misma situación que estábamos nosotros en nuestros clubes de origen», dice Kepa. «El último paso al primer equipo siempre es el más difícil. Nadie regala nada, pero les llegará su oportunidad».