Real Valladolid

El Real Valladolid encaja la mayor derrota de la temporada y pierde su poco crédito en Leganés

Juanpe y Marcelo Silva se retiran cabizbajos.
Juanpe y Marcelo Silva se retiran cabizbajos. / R.GÓMEZ
  • La goleada recibida, con gran protagonismo de los exjugadores pucelanos Omar y Sastre aleja a los de Portugal de la promoción

La esperanza del Real Valladolid de volver a la categoría de oro del fútbol español ya no es más que un espejismo, tras la goleada recibida en Butarque y la imagen de un equipo sin fundamentos, incapaz de reaccionar, de crear peligro y ni tan siquiera de hilvanar jugadas de ataque.

Los de Portugal iniciaron el encuentro con ambición y algunos indicios de que podrían recuperar la confianza en terminar el campeonato entre los mejores. Era el minuto 3 cuando Mojica envió el primer servicio al área local sin que encontrara rematador. Dos minutos después, Roger, Mojica y Villar confeccionaron la primera jugada peligrosa, que acabó con un lanzamiento fuera del extremo derecho porque Serantes se le echó encima. En el 25, nueve después de que Guillermo asestará el primer mazazo sobre la portería de Kepa, Villar tuvo en sus botas una ocasión clarísima de compensar el marcador. Pero lanzó el balón fuera.

Y ahí se acabó el encuentro del Real Valladolid. Gabriel, Sastre de saque de falta al borde del área y Szymanowski, a falta de cuatro minutos para el final del partido remataron un encuentro cuya segunda parte fue un suplicio para el Real Valladolid: ni sacar el balón de su propio área podían en ocasiones.

La afición local, que empezó a corear 'olés' para rubricar el acierto de sus jugadores puso más desconcierto entre los de Portugal. El entrenador del Pucela intentó enmendar por todos los medios el desaguisado que veía sobre el campo. Sacó a un acertado Rubio para poner más pólvora en la delantera, con Rodri. A Villar, que no tenía el día, le cambió por Guzmán, que protagonizó una de las postreras ocasiones locales. Finalmente mandó a Chica al banquillo para intentar que la calidad de Manu del Moral contribuyera a evitar lo que parecía, a todas luces, el mayor desastre del campeonato.

Al final, el 4-0 se convirtió en la mayor derrota del campeonato, hasta ahora; acabó con el poco crédito que le quedaba al Valladolid, y dejó una lamentable imagen de impotencia del equipo. En el improbable caso de una reacción milagrosa y un desastre de los rivales necesitaría varias jornadas para acomodarse entre los aspirantes a luchar por el 'play-off'.