Real Valladolid
Álvaro Rubio.
Álvaro Rubio. / EL NORTE

Rubio asegura que no entendería la destitución de Portugal

  • El capitán no cree que la temporada se haya acabado para el Pucela y resalta que aún hay opciones de disputar el ascenso

«No comparto la opinión de quienes creen que la temporada se ha acabado para el Real Valladolid. Quedan nueve partidos y tenemos opciones, aunque cada vez es más difícil. Pero no hay que dar nada por perdido».

Álvaro Rubio dio la cara ayer en la sala de prensa, tras la sesión matutina en los Anexos, en la que Nikos y Alfaro –lesionados– trabajaron al margen del grupo y Óscar y Rennella estuvieron en manos de los fisioterapeutas, mientras que Mojica y Roger, con golpes, se retiraron antes que sus compañeros, con molestias.

«Está claro que los resultados no son buenos. Los números (un punto de nueve y nueve goles encajados en tres partidos) son pésimos, pero hay que seguir adelante porque la cosa se puede dar la vuelta en cualquier momento. Hemos jugado dos malos partidos pero en el de ayer [por el del domingo] nos pasaron por encima en todos los aspectos», reconoció el capitán pucelano.

"La actitud no es mala"

«La actitud del equipo no es mala y ahí están los números: las estadísticas reflejan que somos de los equipos que más corren, pero seguramente no estamos corriendo bien» admitió.

Dos derrotas sangrantes consecutivas fuera de Zorrilla y, entremedias, un empate ‘in extremis’ en casa, con una imagen decepcionante y la incapacidad manifiesta de sumarse a los equipos que pueden disputar el ‘play-off’ de ascenso. Cuestionar al entrenador en estas circunstancias es un clásico pero Rubio mantiene que no tendría sentido.

«No se me pasa por la cabeza que el míster sea destituido, no lo encontraría sentido, pero es algo que no está en mis manos», dijo el capitán.