Real Valladolid
Carlos Suárez, presidente del Real Valladolid.
Carlos Suárez, presidente del Real Valladolid. / EL NORTE

Competición sanciona con 3.000 euros las quejas de Suárez y Roger por Figueroa Vázquez

  • El árbitro anuló dos goles a Villar en el encuentro frente al Numancia y dio por bueno uno de Callens, cuando Nikos estaba en el suelo sangrando por la ceja

El Comité de Competición de la RFEF ha sancionado con 1.500 euros de multa a Carlos Suárez y otros 1.500 a Roger Martí por sus declaraciones sobre el arbitraje tras el partido Real Valladolid – CD Numancia disputado el pasado 21 de febrero en el estadio José Zorrilla. En aquel encuentro, correspondiente la 26ª jornada, que concluyó con el resultado de empate a dos goles, Figueroa Vázquez anuló dos goles de Villar por considerar que se encontraba fuera de Juego y, sin embargo, permitió seguir la jugada de los visitantes en la que Callens marcó el primer gol del Numancia, cuando el defensa pucelano Nikos se encontraba en el suelo sangrando abundantemente por la ceja tras recibir el golpe fortuito durante un lance del juego.

Estas circunstancias, que se sumaban a las del partido de ida contra el Numancia, en el que fueron expulsados dos jugadores pucelanos, lo que permitió empatar a los sorianos, provocaron el enfado del presidente del Real Valladolid que criticó el resultado del encuentro al finalizar el partido. «Parece ser que tendremos que hacer seis o siete goles para ganar los partidos, porque haciendo cuatro legales no vale», dijo en la zona mixta. Suárez abundó ironizando: «Si digo que está dirigido o que la actuación ha sido adrede nos ponen 1.500 euros y como creo que he hecho 600 de taquilla no me la puedo jugar».

Aunque el presidente declaró ante los periodistas que había advertido que nadie hiciera declaraciones ofensivas sobre el arbitraje, minutos después, el delantero Roger en la sala de prensa no se mordió la lengua. «No se si estará bien decirlo o no, pero ha venido [el árbitro] un poco reírse de nosotros; desde el primer momento haciendo bromas como si el partido no tuviera importancia y nosotros nos estamos jugando la vida. Creo que esas cosas sobran. Luego me han dicho que los dos goles hanbían sido legales».

Competición ha aplicado el artículo 89 del Código disciplinario de la RFEF sobre “actos notorios y públicos que atentan a la dignidad y decoro deportivos” para sancionar con 1.5000 euros a cada uno de lo expedientados.

El club ha anunciado que el gabinete jurídico del Real Valladolid estudia un recurso ante el Comité de Apelación.