Real Valladolid

liga adelante

El Real Valladolid comunica un nuevo plan de pagos para demostrar su viabilidad en Segunda

  • El club solo condiciona ahora su supervivencia a no descender a Segunda B

  • La entidad blanquivioleta achaca a un «error de corta y pega» la publicación de una tabla equivocada tras el acuerdo con Hacienda

La memoria económica del Real Valladolid, rubricada el 30 de septiembre de 2015, levantó algunas alarmas. Responsables del departamento de Control Económico de la Liga de Fútbol Profesional(LFP) mostraron su preocupación al club blanquivioleta por la tabla de pagos a la Agencia Tributaria que figuraba en la página 26 del documento firmado por el presidente del Real Valladolid, Carlos Suárez Sureda, y los consejeros Eduardo Suárez Sureda, Jacobo de Salas Claver y Ramón Maroto Cotoner. Según ese calendario, el Real Valladolid tendría que pagar a la Agencia Tributaria 16.189.000 euros al término de la temporada 2021-2022 si no había logrado subir a Primera. El desembolso de esa cantidad de una tacada supondría la desaparición efectiva del club blanquivioleta.

El Norte publicó esa tabla el pasado 9 de febrero y personas que participaron en la negociación con Hacienda también mostraron su extrañeza. El Real Valladolid detectó entonces que las cantidades que aparecían en su memoria económica eran erróneas. Según fuentes del club blanquivioleta, el cuadro no contemplaba el calendario de pagos final alcanzado con la Agencia Tributaria para abonar los más de 27 millones de deuda pendientes a Hacienda tras el concurso de acreedores. «Se trató de un error de ‘corta y pega’. Esa tabla fue una propuesta anterior que se hizo, no aprobada por Madrid, y que el departamento financiero no cambió e incluyó por equivocación en la memoria», apuntan en Zorrilla.

El Real Valladolid se puso manos a la obra para tratar de enmendar el error. La memoria económica ya había sido depositada en el Registro Mercantil así que se empezó a elaborar otro documento para su remisión al Consejo Superior de Deportes (CSD). El nuevo documento tiene fecha del 29 de marzo de 2016 y está firmado por el presidente Suárez y el resto de consejeros del Real Valladolid (a excepción del vicepresidente Álvaro Ruiz de Alda, que reside en Panamá y que tampoco rubricó el primero).

Hasta 2024

Esta memoria reciente ofrece el calendario actualizado de pagos con la Agencia Tributaria. El Real Valladolid abonará al final de esta campaña 1.093.000 euros a Hacienda y desembolsará 1.822.000 euros la próxima temporada si no logra el ascenso de categoría este verano. La situación se complicará a partir de la campaña 2017-2018 si el Real Valladolid permanece en Segunda División. Entonces, las cuotas anuales se estirarán hasta los 3.643.000 euros (sin incluir intereses), una cantidad que constreñirá mucho el presupuesto (aunque el nuevo reparto televisivo permitirá disponer de más ingresos) y que el Real Valladolid tendrá que a desembolsar anualmente hasta la temporada 2022-2023. El último pago contemplado a Hacienda está previsto para la temporada 2023-2024 (1.465.000 euros).

Con la publicación de esta nueva tabla, el Real Valladolid pretende demostrar su viabilidad en Segunda. El club tendría que abonar en la categoría de planta las cantidades previstas para Primera a partir de la campaña 2017-2018 (3,6 millones en lugar de 1,8), pero evitaría el desembolso inasumible de 16,1 millones en 2022 que figuraba en la anterior memoria.

De hecho, en este nuevo documento, el Real Valladolid ha eliminado la referencia a la necesidad de ascender a Primera División antes de la campaña 2021-2022 y ahora solo condiciona su supervivencia al hecho de no descender a Segunda División B, «donde los ingresos previsibles no cubrirían los compromisos adquiridos en los convenios». Anteriormente, la condición inexcusable pasaba por el retorno a la élite antes de esa campaña.