Real Valladolid

desde la banda

¿Deporte o empresa?

Dice Bill Gates que «Está bien celebrar el éxito pero es más importante prestar atención a las lecciones del fracaso». La verdad es que se podrían escribir varios tomos de una enciclopedia de autoayuda con citas como esta. Lo peor de estas frases es que son tan de sentido común, que no deberían estar recogidas en ningún tratado de este tipo. Y esto precisamente es lo que le pasa a Carlos Suárez, que no aprende de los errores. No digo que a mi tocayo le falte el sentido común, todo lo contrario. Digo que actúa más impulsado por las prisas que por la razón.

El pasado martes en rueda de prensa vuelve a recordarnos lo que se está jugando y vuelve a quitar legitimidad a las críticas porque fue él quien dio el paso de intentar sacar el equipo adelante y no ninguno de los trescientos mil habitantes de la ciudad.

Querido Carlos: si de verdad quieres sacar el equipo adelante, lo primero que debes de hacer es dejar de pensar en lo que te estás jugando. Quizá dejar de ver el Real Valladolid como un negocio y verlo como un club deportivo sea el primer paso. Cuando el aspecto económico es más importante que el deportivo, el fracaso es la primera parada de ese tren.

No sé si hay modelos de gestión de clubes deportivos, pero si los hubiera, seguro que hay un modelo llamado «Modelo Florentino Pérez». Y ese es el modelo que sigues, Carlos. En las contraindicaciones de ese modelo el primer punto dice: no válido para equipos en precaria situación económica (en realidad se ha comprobado que ese modelo no sirve ni en equipos ricos).

Hay muchos espejos en los que mirarse. Equipos que han estado en nuestra situación con anterioridad y han salido. Desde 2004 hemos estado siete años en segunda división. Siete años de urgencias donde la planificación deportiva a medio o largo plazo no ha existido. Hemos escuchado a Djukic en mayo decir que cinco jugadores del filial estarían en la primera plantilla la temporada siguiente y en septiembre ninguno de los cinco estaba en el club.

Carlos, doy por buena, porque es verdad, tu frase del martes diciendo que te equivocas porque el club está vivo. Pero a los socios nos molesta que te pongas por delante del club, que lo importante sea tu patrimonio y no el futuro del club. Ahora vas a tener que hacer de la necesidad virtud, pero como no se ha planificado antes me temo que la travesía por el desierto va a ser larga.