Real Valladolid
Iván Casado, Borja Jiménez y Zambrano, en un entrenamiento.
Iván Casado, Borja Jiménez y Zambrano, en un entrenamiento. / OTAZO

El Promesas pide paso

  • Cuatro victorias consecutivas, la permanencia casi garantizada y el brillo de varios de sus jugadores hacen pensar que el filial tiene relevos para el primer equipo

Lo pueden pensar pero no es probable que lo verbalicen: las cuatro victorias consecutivas del Promesas en este fin de temporada no solo consolidan el objetivo de la permanencia, sino que acercan a los jugadores a su aspiración personal, el salto al primer equipo.

Son eternos aspirantes a jugar con el Real Valladolid y rondan su vestuario, algunas convocatorias y, excepcionalmente, saltan al terreno de juego unos minutos para suplir las carencias puntuales del primer equipo. Este año, el dramático discurrir por la liga de Segunda hace que brille más el trabajo de los que vienen detrás. Es más, las victorias del filial llegan acompañadas de destellos de calidad de algunos de sus jugadores. Es el caso de José Arnaiz, ‘Jose’ cuyos cuatro goles en sus últimos tres encuentros (no jugó el último por acumulación de tarjetas) fueron decisivos en las tres primeras victorias de este ciclo ganador. Ángel, Caye, Anuar o el propio Julio están haciendo méritos suficientes en Segunda B no solo para que el filial siga creciendo frente a rivales de cierta entidad, sino para dar el salto al primer equipo.

Pero hay más. La errática deriva del Real Valladolid en Segunda puede ser decisiva para el salto de algún jugador del filial al Real Valladolid. Por si fuera poco, los de Borja Jiménez tendrían más posibilidades de llegar al vestuario pucelano si este sigue en Segunda. Más cuando al menos 13 jugadores, entre los que cumplen contrato y los cedidos, podrían dejar el Real Valladolid la próxima temporada. Si es que encuentran equipo.

Los responsables deportivos del Real Valladolid consideran que es prematuro hablar de trasvases. Y de las necesidades para la próxima temporada. Antes tendrá que certificarse la permanencia, casi conseguida, del Promesas en Segunda B y, sobre todo, la categoría en la que jugará el Real Valladolid. De una eventual lucha por el ascenso a un fin de temporada tratando de evitar el descenso hay una diferencia abismal que se dirime en unos pocos puntos. Y el futuro de la mayor parte de los 22 jugadores de la primera plantilla dependerá de lo que ocurra en los próximos partidos.

Borja Jiménez se muestra convencido de que alguno de sus chicos dará el salto al primer equipo. Braulio Vázquez, silenciado por los últimos resultados del Real Valladolid, será quien decida, una vez que conozca el presupuesto que podrá en sus manos un Carlos Suárez dolido por la poca efectividad de sus jugadores.

Lo que parece claro es que lo que muchos jugadores del primer equipo no valoran –la permanencia en el Real Valladolid– es lo que más desean unos promesas que acechan desde los Anexos para dar el salto desde Segunda B a... donde dejen el equipo los pupilos de Portugal, muchos de los cuales no disimulan ya que están de paso en Valladolid.

Temas