Real Valladolid
Estado en el que quedó el campo de hierba de los Anexos tras el chaparrón del sábado.
Estado en el que quedó el campo de hierba de los Anexos tras el chaparrón del sábado. / CESAR R. CABRILLO

Los campos Anexos tocan fondo

  • El club garantiza la renovación del césped artificial, a pesar de la modificación del convenio con la Diputación, mientras los patos vuelven al campo de hierba natural

'Aplazados los partidos del Cadete A, Cadete B, Infantil A y Alevín A en los Anexos'. Es cierto que no era una excepción. En Tudela se había suspendido también otro encuentro por la lluvia. Pero la notificación del Real Valladolid, el pasado sábado, sobre la imposibilidad de celebrar ciertos encuentros volvió a poner el foco sobre el estado de los campos de entrenamiento y tecnificación del Real Valladolid.

El mismo sábado, tras la derrota del Pucela ante el Zaragoza, el club confirmó en su página web que los jugadores tendrían dos días de descanso (domingo y lunes). Las razones las conocerá el entrenador pero es probable que no se tratara de un 'premio' ante el escaso rendimiento del buen juego del Pucela. Es que, probablemente, no había dónde entrenar. Zorrilla había sido ocupado por el rugby, el domingo, y el lunes los trabajadores a las órdenes de Jesús Navarro intentaban devolver el césped y el resto del mobiliario propio del fútbol a su ser. Además, en los Anexos, el agua había dejado su huella. Prácticamente inundado el sábado, hasta el punto que volvieron a avistarse patos nadando sobre el encharcado césped de campo de hierba.

Jesús Navarro, responsable de instalaciones del club, lo había advertido hace unos días en declaraciones a El Norte «El drenaje de los Anexos está fastidiado. Este entrenador trabaja allí casi todos los días, no nos deja respirar mucho y no podemos hacer más en estos momentos». Después llegó la lluvia y corroboró el problema con el drenaje, a pesar de que el año pasado se acometieron obras de renovación del drenaje y se sustituyó el césped.

Antes, el viernes, se había dado a conocer la decisión de la Diputación de modificar los términos del convenio con el Real Valladolid, por el que los 140.000 euros que recibirá de la Corporación Provincial deberán destinarse a promover el empleo y la contratación de trabajadores, en vez de a la renovación del césped artificial.

Se cambiará el césped

El director general del Real Valladolid garantizó este fin de semana que el club llevará a cabo la renovación del césped artificial de los campos anexos. Con mayor urgencia, el que utiliza el filial del Real Valladolid. Es casi una constante de los equipos que juegan como visitantes contra el promesas la queja por el mal estado del césped, que afecta tanto al juego como a la seguridad de los jugadores.

Jorge Santiago no dio plazos para la renovación del césped, aunque es previsible que las obras se inicien cuando finalice el actual campeonato de liga, ya que en la Segunda División B en la que milita el Promesas solo quedan cuatro jornadas, dos de ellas en casa. Lo cierto es que el proyecto de renovación lleva retrasándose meses, después de que el año pasado la Diputación tuviera problemas para hacer efectiva la subvención que, en cualquier caso, no se utilizará ahora para el césped, sino para otro capítulo de la función de estos terrenos, como es financiar el pago del personal que trabaja con los más jóvenes.