Real Valladolid

real valladolid

El hijo de Mario

La semana pasada se presentaba vital para el Real Valladolid en dos frentes, el deportivo y el anímico. Y, más o menos, se consiguió solventar la papeleta gracias a una victoria poco brillante. Había ganas de ver si el equipo respondía sobre el campo y si la afición estaría a la altura de la situación. En el primer caso, pese a unos minutos iniciales esperanzadores, el partido no fue bueno y se jugó una muy mala segunda mitad; no obstante, se venció, se ha obtenido virtualmente la permanencia y debe comenzar a perfilarse la próxima temporada, con el objetivo de renovar nombres e ilusionar a la grada.

El segundo foco de atención estuvo fijado precisamente en la afición, sector que, pese a no llegar al número esperado de seguidores, sí estuvo con el equipo. Durante la semana, esos fieles acudieron a entrenamientos, recibieron a los jugadores como en las grandes citas, prepararon canciones y pancartas especiales… Y muchos, con razón, terminaron pitando a los jugadores al final del encuentro. Preocupa que, ni regalando entradas, el club pueda hacer que Zorrilla presente una gran entrada, pero alivia ver que siguen quedando bastantes que están con el Valladolid, aunque los deportistas no brillen.

Uno de esos fieles aficionados, al que ni si quiera conozco personalmente, es Mario Puertas, directivo de la Federación de Peñas, que se ha hecho famoso estos días por una emotiva carta. Mario, como muchos otros padres, ha inculcado a su joven hijo la pasión por el Valladolid. Su niño, según detallaba el papá en el escrito, fue abonado nada más nacer; duerme con su peluche de Pepe Zorrillo y hasta canta el himno frente a sus compañeros de clase, prácticamente cada día. Me quedo con estos preciosos detalles por parte de la afición en una semana complicada y con la esperanza de que, pese a un año deportivo lamentable, se sigan dando este tipo de casos: aficionados que viajan o apoyan desde lejos; gente que acude al estadio aunque nieve; padres que hablan de la vida más allá de Messi Y Cristiano…

Esta afición merece un paso adelante a nivel deportivo la próxima temporada; un año en el que también la directiva y los jugadores tiren del carro y se dejen la piel para no seguir decepcionando a muchos de los que aún resistimos, pese a todo, abrazados al calor de Pepe Zorrillo.

Por cierto, enhorabuena al Atlético Valladolid, club que visitará Benidorm, mi tierra de adopción, como nuevo club de Asobal.