Real Valladolid
Roger y Óscar, en el encuentro frente al Albacete en Zorrilla, última victoria del Pucela. RAMÓN GÓMEZ
Roger y Óscar, en el encuentro frente al Albacete en Zorrilla, última victoria del Pucela. RAMÓN GÓMEZ

Un equipo «sin alma», pero que no tira la toalla

  • El Real Valladolid vuelve a situarsea solo seis puntos del descenso

«El Tenerife se recostó en un repliegue cómodo, ante un rival sin alma...». La descripción es de Ventura González, autor de la crónica del partido para ‘El Día’. Es de suponer cierta objetividad, suficiente distancia para analizar al Pucela que el sábado se dejó arrebatar otros tres puntos en vísperas del antepenúltimo encuentro de un campeonato que inició ambicionando el ascenso y agoniza luchando por la permanencia. La conclusión de que el Valladolid es un equipo sin alma la defiende un periodista pendiente del Tenerife, un conjunto no demasiado brillante, pero que el sábado mostró espíritu combativo y deseo de agradar a su parroquia, a la que ha dado esperanzas, incluso, de pensar en la promoción.

"Es lo que hay"

«Al final pierdes, empatas, pierdes, ganas, pierdes... La tónica de todo el año. Es lo que tenemos, no hay más, no sé si por falta de mentalidad, de aliciente o de lo que sea, pero es lo que hay». Óscar, autor del gol del sábado, se limitó a describir sin excusas, como siempre, la errática trayectoria del Pucela después el partido.

«¿Capaces de puntuar? Con esa intención vamos. Quedan tres partidos y vamos a intentar ganar los tres». El jugador salmantino le dio más importancia a la superación de sus problemas físicos que a los dos goles marcados tras su reaparición. «Por lo menos no tengo problemas físicos», dijo, pero reconoció la decepción que reinaba tras el encuentro ante el Tenerife en el vestuario. «Esto estaba hecho para ascender y, al final, es todo lo contrario. La decepción es máxima. No nos queda otra que acabar bien la temporada, que vayan pensando en lo que quieren para el año que viene y hacer una plantilla competitiva».

Malas sensaciones

«No hemos tenido la sensación de poder ganar el partido en ningún momento». El portero vizcaíno del Real Valladolid fue sincero sobre las sensaciones el equipo en el Heliodoro Rodríguez, tras adelantarse el Tenerife con dos goles de Nano.

Sobre las pretensiones del Eibar de alinearle el año que viene en el equipo armero, advirtió que es prematuro hablar de ello. «Soy consciente de lo que se habla, pero no sé nada. Todavía quedan dos semanas aquí. Nos queda el martes contra el Girona, que se está jugando el ‘play-off’. También han ganado y van a venir con mucha moral. Yo soy del Athletic y el club tiene también algo que decir, no es cosa mía solo, pero no es momento de hablar de ello». A pesar de los últimos resultados del Pucela, Kepa confía en seguir sumando para despejar definitivamente las dudas sobre el descenso. «El Tenerife ha hecho lo que hicimos nosotros contra el Albacete, donde no hubo mucho juego ni muchas ocasiones, pero supimos manejar el partido como el Tenerife ha hecho con nosotros. Y es lo que vamos a intentar hacer ante el Girona el martes».

Moyano, que jugaba contra el equipo en el que había militado las tres últimas temporadas, tuvo que enfrentarse a los pitos de una parte de la grada.

«La gente es libre de decir lo que quiera, pero ya tengo la lección aprendida por si tengo que volver. Ya sé lo que me puedo espera en años venideros. Prefiero seguir guardando respeto a la que ha sido mi afición en tres años. ¿Con los compañeros? Tengo buena relación con todos. Al final se vio, nos saludamos. Cuando empieza un partido no hay amigos, solo rivalidad».

Moyano no tiene dudas sobre la salvación. «Tengo claro que vamos a seguir compitiendo en las tres últimas jornadas. No nos cabe otra cosa en la cabeza más que ganar el martes al Girona».

Más competencia para la permanencia

Las malas noticias continuaron el domingo para el Real Valladolid: la victoria del Almería ante el Real Oviedo por 3-1 acorta de nuevo a seis puntos la distancia del equipo blanquivioleta con los puestos de descenso a Segunda B, con tres jornadas aún para acabar la competición regular de la Liga Adelante. La Ponferradina marca ahora la línea roja, con 43 puntos, los mismos que Almería y Mallorca (fuera del descenso por la diferencia de goles). El Huesca cuenta con 48 puntos y el Real Valladolid con 49. La necesidad de ganar al Girona este martes en Zorrilla vuelve a resultar apremiante para el equipo blanquivioleta, que de nuevo mira hacia la zona baja de la tabla. La permanencia en Segunda sigue en el aire para el Pucela.