Real Valladolid

liga adelante

Salvación y daños en la penumbra televisiva

Un cámara de televisión, en el estadio José Zorrilla hace dos temporadas
Un cámara de televisión, en el estadio José Zorrilla hace dos temporadas / El Norte
  • La decisión de Movistar + de no emitir por satélite el Elche-Real Valladolid causó trastornos a diferentes negocios y actividades vinculadas al fútbol en la ciudad

Los abonados a Movistar + en su versión por satélite que sintonizaron el pasado domingo el dial 175 para ver el Elche-Real Valladolid se encontraron con un canal pornográfico. Por mucho zapeo que hicieran a través del terminal, el partido en el que el Pucela certificó la permanencia matemática en Segunda no apareció por ningún lado. «Fue una putada no poder verlo. Nos enfadamos mucho», resume José Antonio Pérez, el presidente de la Federación de Peñas del Real Valladolid. «Acudimos a un bar, no estaba en la tele y, al final, llegó un chaval con un portátil, pero no pudimos verlo bien».

Valladolid se dividió en dos: los abonados a Movistar + a través de la fibra óptica (IPTV, en su denominación técnica) sí pudieron ver el partido sin problemas. Los que recibían la señal por satélite se quedaron compuestos y sin goles. Movistar +, que anuncia «en exclusiva todos los partidos de la Liga Adelante», incumplió su compromiso sin aviso previo. El Real Valladolid demandó ayer explicaciones a la plataforma de Telefónica.

Carlos Fernández es el dueño del bar El Corresponsal, en la calle Domingo Martínez de Valladolid, y sufrió el apagón satelital de Movistar +. «Aquí ponemos todos los partidos del Pucela, menos los que no se ven como este... Vinieron muchos aficionados y todos se marcharon porque no lo emitían. Me hicieron un trastorno considerable. Y pagamos 262 euros al mes por el abono del fútbol...».

En cambio, los clientes del Kokomo Sport Bar, en la calle Barbecho, no tuvieron problemas para celebrar los goles de Roger y Villar. «Vimos el partido de principio a fin», relata el camarero Miguel Ángel Concejo. «Nos llamaba la gente, incluso de otros bares, para preguntarnos dónde lo echaban. A mí me extrañaba que si yo podía verlo en el dial 175 el resto de la gente no pudiera hacerlo. Luego me enteré que la clave era que nosotros teníamos la señal de la fibra óptica».

Algunos medios de comunicación vallisoletanos sufrieron la discriminación tecnológica. Es Radio no emitió el partido al no tener la señal televisiva. «No hubo manera de verlo. No llegamos a empezar la emisión local porque no había posibilidad de que los comentaristas vieran nada», explica Eduardo Blanco, el narrador de los partidos del Real Valladolid en esta emisora.

Cope Valladolid tuvo suerte y pudo efectuar su transmisión sin problemas al disponer de la señal IPTV. «Tuvimos un plano general desde una hora antes del partido, luego dispusimos de la emisión del partido con sonido ambiente y, finalmente, la señal de la sala de prensa con un audio incluso mejor que en otras ocasiones. Eso sí, la imagen no era HD, sino SD cutre», relata JuanCarlos Amón, jefe de deportes de la emisora.

La Cadena Ser y El Norte de Castilla fueron los dos únicos medios vallisoletanos que desplazaron periodistas a Elche para cubrir el choque sobre el terreno. José Luis Rojí, la voz de los partidos en Ser Valladolid, tuvo que narrar el encuentro sin pausas. «Como en los viejos tiempos», dice. En la redacción de la emisora, los comentaristas se las ingeniaron para encontrar una señal por Internet y ofrecer su visión en el descanso y al final. «No entiendo por qué tuvieron que quitar ese partido de la parrilla. Es lamentable», opina Rojí.

Carlos Martínez, jefe de deportes de Movistar +, detalla lo sucedido. «Para nosotros fue un dolor de muelas porque no vivimos de no respetar a los abonados, sino todo lo contrario. Era una cuestión de capacidad física del satélite. Había once partidos a la vez, más el carrusel, más el ‘basket’... Era imposible ofrecer todo porque los canales del satélite son limitados, las licencias son anuales y no se pueden alquilar para un día. La fibra ofrece una versatilidad mayor y ahí sí se pudieron emitir todos los partidos».

Además del Elche-Real Valladolid, Movistar + también prescindió en su emisión por satélite del partido Albacete-Bilbao Athletic, dos equipos que afrontaban la penúltima jornada de la Liga Adelante ya descendidos a la Segunda División B.

«La decisión que tomamos fue en función del interés clasificatorio. No podía ser de otra manera. Prevalecían los partidos que tenían dos equipos involucrados en alguna circunstancia», añade Carlos Martínez. El Real Valladolid aún no estaba salvado matemáticamente y el Elche solo disponía de mínimas opciones para alcanzar el ‘play-off’ de ascenso.

Purificación González, del área de comunicación de Movistar +, incidió en que «el espacio del satélite es finito» y explicó que se añadieron «cuatro canales adicionales» para la jornada unificada en Segunda División que no pudieron cubrir la ingente demanda. «Había una enorme saturación de señales y solo era posible emitir todos los partidos por IPTV».