Real Valladolid

real valladolid

«Eran honorarios, no comisiones»

Carlos Suárez (izquierda) y Javier Tebas (derecha)
Carlos Suárez (izquierda) y Javier Tebas (derecha). / R. Otazo / EFE.
  • Suárez detalla cómo se hicieron los pagos a Tebas en 2013 para no incurrir en incompatibilidades

Telecinco emitió el pasado domingo un documental titulado ‘Juegos de Poder: El Fútbol’, centrado en la figura de Javier Tebas, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional. Uno de los asuntos desvelados en este documental apuntaba a que Tebas adelantó el cobro de comisiones de cuatro temporadas –por negociar previamente derechos de televisión– al ser incompatibles con su nuevo cargo en la Liga. Para ilustrar esta información, Telecinco emitió un correo electrónico remitido por Melcior Soler, entonces presidente del denominado G-30, el grupo de equipos de Primera y Segunda División unidos para vender sus derechos de televisión.

En ese correo aparecía el nombre de Carlos Suárez, el presidente del Real Valladolid.

«Por indicación de Carlos Suárez y Víctor Martín [del Numancia], miembros de la Comisión Audiovisual del G-30, os remito adjunta su propuesta de remuneración a Javier Tebas, en relación a la negociación de los derechos audiovisuales del G-30», se leía en el documento. Los clubes debían pagar de una tacada a Tebas un total de 272.000 euros por su mediación en el nuevo contrato televisivo, a razón de 38.900 euros los de Primera y 4.843 los de Segunda. El correo estaba fechado el 29 de abril de 2013, tres días después de que Tebas fuera proclamado nuevo presidente de la Liga.

Carlos Suárez explicó ayer que no se trató de comisiones, sino de «honorarios» que Tebas tenía pendiente desde el año 2007 y que se incrementaron con el nuevo contrato firmado por los clubes con Mediapro en el año 2013. «En 2007, yo era el presidente de la comisión que negociaba los derechos de televisión», recuerda Suárez. «Era joven y tenía empuje. Recurrimos a Javier Tebas como abogado porque dominaba los asuntos televisivos. Fuimos a firmar con Sogecable, pero esta plataforma nos dejó tirados. Pensé que no podría pagar las fichas de mis jugadores. A los cinco días, tuvimos una oferta de Jaume Roures, en las que nos pagaba bastante más. Nos dieron seis millones:tres a fondo perdido y tres a devolver en cinco años, con los dos primeros de carencia. Javier Tebas no nos pidió nada, pero yo planteé a los clubes que había que pagarle algo. Los de Primera le pagábamos 4.500 euros y los de Segunda, entre 700 y 800». Con el nuevo contrato, el Real Valladolid acabaría acometiendo fichajes como los de Alberto Bueno o Manucho Gonçalves.

Actualización con Mediapro

En el año 2012, algunos equipos del G-30 se salieron de Mediapro para firmar con Sogecable. «Sin esos clubes, nuestro contrato estaba muerto, pero Tebas logró incluso sacarnos algo más de dinero con Mediapro». El contrato existente se amplió dos temporadas (hasta la campaña 2015-2016) y los clubes percibieron un 40% más de ingresos. En reciprocidad, Carlos Suárez y Víctor Martín plantearon que habría que retribuir a Tebas ese mismo porcentaje sobre la cantidad facturada inicialmente. Los de Primera debían pagar 38.900 euros. Los de Segunda, 4.843. La propuesta de Carlos Suárez y Víctor Martín en abril de 2013, enviada por Melcior Soler, y divulgada por el pasado domingo por Telecinco, concluía así: «Somos conscientes de que os estamos solicitando un esfuerzo para saldar las cantidades pendientes con Javier esta misma temporada y os agradecemos vuestra colaboración».

Carlos Suárez explica que «quedaba un dinero por pagar» a Tebas. «O no lo cobraba y lo perdía o había que pagarlo en ese momento. Pero no era una comisión, sino los honorarios que ya habíamos previsto en un primer ‘e-mail’ que mandé a los clubes en el año 2007. Negociamos con Javier Tebas pagarle unas cantidades en un plazo de nueve años y, como se presentó a presidente de la Liga, acabamos pagando en siete. Todos los clubes aceptaron y fue lo que se hizo».