Real Valladolid

«Me gusta la sensación de pertenecer a un club»

Alberto López, en el estadio del Real Valladolid
Alberto López, en el estadio del Real Valladolid. / Gabriel Villamil
  • Alberto López avanza su despedida del Real Valladolid afirmando que quiere terminar ganando

Cree que hay más de dos y tres jugadores que querrían seguir en el club al finalizar la temporada y que serían válidos. Pero se contiene «porque esa es una decisión que deben tomar los que se quedan». El tecer entrador de la temporada del Pucela, el irundarra Alberto López, concluye el sábado, frente al Mallorca, su compromiso con el Real Valladolid. Firmó por siete partidos con el compromiso de evitar el decenso. «Llegué para dar a algunos una nueva oportunidad e incluso cariño. Creo que podría haber hecho más, pero no me arrepiento», dijo esta mañana en la última rueda de prensa previa a un partido. El sábado ofrecerá la última tras el encuentro con el Mallorca, que él confía en que sea una victoria, porque la afición, dice, se lo merece.

Me gustaría volver

Alberto López manifestó que le gusta ver a gente en el club que encontró en su primera etapa como jugador del Real Valladolid y le encanta comprobar esa sensación de pertenencia al club. «Una sensación -dijo- difícil de manifestarse en equipos de Segunda División, donde hay muchos contratos por una temporada. Pero he visto a jugadores con un año de contrato o simplemente cedidos que han tenido un gran compromiso».

Alberto dejó entrever que considera que ha cumplido su compromiso con el club y con su presidente, Carlos Suárez, aunque cree que podría haber hecho algo más. No se arrepiente de haberse comprometido únicamente a dirigir al equipo durante siete partidos y afirma que le encantaría volver, «porque el potencial de este club es espectacular».

Llegan justos

Sobre los jugadores, dijo que han llegado muy justos a final de temporada. No ocultó que para el último encuentro no hará frivolidades porque le estarán observando, pero que le gustaría repetir con los del empate en Elche. Pero antes recordó que hay un sancionado -Tiba- un lesionado -Mojica- y tres tocados -Marcelo Silva, el canterano Jose y Nikos-. Insistió que él volvió a Valladolid para ganar partidos y que quiere terminar su segundo ciclo, esta vez como entrenador, ganando, porque la afición lo merece. Y, al final, renunció a pedir cuentas por la mala temporada. «No creo que hagamos ningún bien aireando las miserias (del vestuario)», dijo.