Real Valladolid

«Nunca pensé en dimitir pero tampoco acepté firmar por otros tres años»

Braulio Vázquez, director deportivo del Real Valladolid.
Braulio Vázquez, director deportivo del Real Valladolid. / R. Otazo
  • Braulio Vázquez, director deportivo, cree que Paco Herrera, que será presentado mañana como entrenador, es el fichaje estrella de la temporada en la que recuperar la ilusión con una nueva plantilla es el objetivo

El primer contrato de la nueva temporada, el del lateral izquierdo del Promesas Ángel, precedió esta mañana el balance que el director deportivo, Braulio Vázquez, hizo de la pasada temporada. Y le sirvió al máximo responsable deportivo del Real Valladolid para poner algunos puntos sobre las íes. «El contrato de Ángel está cerrado hace dos meses. Pero no quisimos darle publicidad, porque con la temporada que llevábamos no queríamos justificarnos de antemano con esta apuesta por la cantera». Pero Braulio Vázquez fue aún más lejos. El de Jose, otro canterano, se cerró hace mes y medio. Y todavía más: Toni y Anuar tendrán la posibilidad de jugar con el primer equipo. Además, lo harán con un entrenador que ha demostrado que cuenta con la cantera, como es Paco Herrera.

El del nuevo entrenador fue un capítulo aparte en la comparecencia de Braulio Vázquez. Recordó el director deportivo que Paco Herrera fue su entrenador; que habla con él habitualmente de fútbol; que lo entienden de forma parecida, lo que presupone que no les será difícil ponerse de acuerdo sobre los fichajes de la nueva plantilla, que, junto a recuperar la ilusión de los aficionados por el Real Valladolid, es el primer objetivo de la próxima temporada. «Hablar del ascenso no es algo que debamos tratar ahora».

Braulio Vázquez, que admitió que el de Paco Herrera puede se el fichaje más importante para la próxma temporada, reconoció que esta tocado porque la pasada temporada fue un fracaso. «Personalmente, claro que me afecta, pero aún más porque los resultados afectan también al futuro, a la forma de vida de las personas de mi entorno», reconoció. Sin embargo, Braulio Vázquez afirmó que en ningún momento pensó en dimitir. «No, nunca, como tampoco acepté una oferta de renovación que me hizo el presidente hace un par de meses por tres años más».

Después de concluir la rueda de prensa, fuera de las instalaciones del estadio, Braulio Vázquez pidió a los periodistas que no le malinterpretaran. «Cuando he dicho que no acepté una propuesta de Carlos Suárez de prorrogar mi contrato por tres años es porque creía que no era el momento de aceptar el reconocimiento del presidente cuando el equipo no estaba bien. Lo que no quería era hipotecar al club. Estoy comprometido con el Real Valladolid, pero creo que no era el momento de aceptar tres años más. Carlos también me ofreció ampliar otros tres años de mi contrato cuando el año pasado perdimos ante Las Palmas la opción de continuar jugándonos el ascenso en el 'play-off'.

«No ligamos el potaje»

Braulio Vázquez recurrió a un simil culinario para definir las razones del fracaso de la pasada temporada. «Teníamos buenos ingredientes, pero no consguimos ligar un buen portaje», dijo, casi disculpándose por uitilizar estos términos culinarios. «El agujero del Pucela es que no funcionó como grupo», aclaró más tarde.

El director deportivo ilustró más tarde con algunos ejemplos por qué unos buenos jugadores no siempre funcionan. Y recurrió al Leganés, un equipo que logró el ascenso, en el que militan hasta cuatro exjugadores del Real Valaldolid: Sastre, Omar, Timor y el excanterano Rubén Peña, que con sus 18 goles han sumado casi un tercio de los que logró todo el equipo la pasada temporada. «Braulio Vázquez, además, adelantó que puede volver a ocurrir lo mismo la próxima temporada. Exjugadores del Real Valladolid que en la recién terminada temporada no cuajaron en Pucela pueden volver a triunfar en otros equipos. «No hablamos de buenos o malos jugadores, a veces es cuestión de contextos y condiciones», afirmó.

Braulio Vázquez no quiso tampoco hablar de fichajes porque algunas operaciones están en marcha. Tampoco admitió que hubiera vetos a los del año pasado. Pero adelantó que será el nuevo entrenador quien tenga que decir algunas cosas a este respecto y no avanzó nombres. Sobre Óscar y Rubio dijo que no hay nada decidido. Y en cuanto a Juan Villar, el máximo goleador de la pasada temporada, procedente de un Segunda B como el Cádiz, dijo que cuentan con él, aunque si algún equipo quiere pagar su cláusula de tres millones, podría irse.