Real Valladolid

«Aspiramos a lo máximo»

Ángel (derecha) en un partido con el Promesas.
Ángel (derecha) en un partido con el Promesas. / H. SASTRE
  • Ángel García Cabezali no renuncia a pensar en el ascenso tras convertirse en el primer refuerzo del nuevo Real Valladolid

La consigna llega de ‘arriba’ y establece que no se deben alimentar expectativas demasiado optimistas: ‘No hay que obsesionarse con el ascenso desde el principio. El objetivo es crear un buen equipo’ viene a ser la recomendación. Pero Ángel García Cabezali (Madrid, 1993) no puede contener sus emociones.

«Personalmente, creo que se debe aspirar a lo máximo; luego se verá cuál es el resultado», asegura el lateral izquierdo, que disfruta de unos días de vacaciones antes del volver, el día 11, a los Anexos. Esta vez, Ángel llegará directamente al vestuario del primer equipo, del que se convirtió, nada más concluir la temporada regular, en el primer refuerzo para la próxima temporada. Y ha firmado por dos. Lo hizo antes incluso de que se anunciara la llegada del primer fichaje foráneo, Alberto Guitián, el defensa cántabro que oficialmente es pucelano desde el viernes. «Le recuerdo, jugó el partido de vuelta en Zorrilla», dice Ángel.

Nuevo y veterano

Sabe Ángel que la suya es una situación singular. A pesar de ser un recién llegado del Promesas, puede convertirse en uno de los más veteranos del nuevo Real Valladolid.

«Sí, es posible incluso que en algún momento lleve el brazalete de capitán, lo que no dejaría de ser una anécdota, porque la idea es hacer un equipo prácticamente nuevo».

Ángel, sin embargo, no oculta su deseo de reencontrarse con algunos excompañeros, aunque dice no saber nada de su futuro. Sobre Álvaro Rubio sí se pronuncia. «No tengo ni idea de lo que hará la próxima temporada, pero ojalá continuara. Aportaría experiencia y nombre al equipo», sostiene.

Asegura el lateral madrileño que no ha tenido oportunidad de hablar con el nuevo entrenador, Paco Herrera, y no oculta que el día 11 empezará la que se presenta como su mejor temporada como futbolista, tras dos en el Promesas, procedente del Real Madrid C.

«La recién concluida fue una temporada decepcionante para el Real Valladolid, aunque en lo personal estoy muy contento, porque ha supuesto la posibilidad de llegar al primer equipo. Mi alegría ahora es grande».

Sus 23 años le han dado un estatus diferente al de otros compañeros del Real Valladolid B, como Jose, Anuar o Toni, que han ampliado sus contratos como canteranos, aunque harán la pretemporada con el primer equipo, del que podrían formar parte la próxima temporada. Ángel, que ya debutó con el Real Valladolid e incluso sabe lo que significa marcar un gol en Segunda, firmó su primer contrato como jugador del primer equipo para la que puede ser una temporada decisiva para su futuro. Y llega con ilusión y agradecido por la confianza, pero sin muchas pistas sobre cómo se plantea. A partir del día 11, en los Anexos, empezará a despejar algunas dudas sobre sus compañeros y su nuevo entrenador.

«Es cierto, no sé quienes van a ser la mayoría de mis compañeros, porque la dirección deportiva está diseñando un nuevo equipo. Ahora mismo no tengo ni idea, pero supongo que estos días se irán conociendo los fichajes y cuando empecemos la pretemporada despejaremos muchas dudas», afirma Ángel, que el año pasado ya participó en la concentración veraniega de Mondariz con el primer equipo.

«He hablado con los compañeros del Promesas que estarán con el primer equipo, pero no sé mucho más. Ahora tampoco me preocupa demasiado. Simplemente estoy muy contento de haber renovado», afirma Ángel, quien avanza que físicamente se encuentra bien, aunque mantiene ciertas precauciones porque sabe que las vacaciones son propicias para los excesos. «Me estoy cuidando, a pesar de las vacaciones, porque no quiero llegar a la pretemporada pasado de peso», concluye.

Sin prisa pero sin pausa

Ángel comenzó a jugar al fútbol en el Bonanza y el Rozal de Madrid, para ingresar en la cantera del Real Madrid en 2003. Desde entonces ha pasado por todo el escalafón madridista de categorías inferiores, desde el Alevín B hasta el Real Madrid C, donde militó las temporadas 2012/2013 y 2013/2014, en la última de las cuales jugó 32 partidos. En 2014 llegó al Promesas. En la campaña 2015/2016 ya hizo la pretemporada con el primer equipo y en septiembre debutó en Segunda en la eliminatoria de Copa frente al Oviedo. Fue el quien dio la asistencia a Alfaro en un gol que no sirvió, sin embargo, para superar la eliminatoria. Volvió a jugar Ángel con el primer equipo, esta vez en Liga, también contra el Oviedo. Fue en Zorrilla, en el mes de octubre, y en esta ocasión el todavía jugador del Promesas marcó un gol, en el minuto 61, aunque tampoco sirvió para ganar el partido. Ángel volvió a jugar con el primer equipo frente al Lugo y al Alavés.