Real Valladolid
Luismi, nuevo jugador real valladolid
/ Luismi, a la derecha, durante un entrenamiento con el Sevilla

Real Valladolid

Así es Luismi, el nuevo jugador del Pucela

  • Mediocentro recuperador, solo la densidad de jugadores en el centro del campo del Sevilla ha impedido que se consolide en Primera División

Luis Miguel Sánchez Benítez (Puerto Serrano, Cádiz, 1992) se ha comprometido con el Real Valladolid por dos temporadas (hasta el 30 de junio de 2018), un año menos que sus nuevos compañeros Guitián y Becerra. El futbolista gaditano se formó en la cantera del Sevilla y la última temporada ya integró el primer equipo hispalense con ficha profesional. Sin embargo, la alta densidad de la plantilla andaluza y la extrema competencia en la medular (Banega, Iborra, Krychowiak, Cristóforo...) le cerraron las puertas durante la última campaña, en la que no llegó a jugar en Liga. Sí lo hizo testimonialmente la temporada anterior (2014-2015), en la que se debutó en Primera División ante el Valencia, en los únicos minutos que ha disfrutado en la élite. Su papel en el Sevilla Atlético, en Segunda B, le sirvió para demostrar sus condiciones.

Diego Martínez fue su entrenador en el filial sevillista y explica cuáles son sus virtudes. «Se trata de un mediocentro que también puede jugar como central, fuerte y con mucho poderío físico. Es un recuperador y posee también un buen desplazamiento de balón. Con nosotros hizo un gran año en el filial hace dos temporadas. Posee muy buenas condiciones. Es un jugador que va a ir a más, con margen de mejora. Seguro que en cuanto se adapte tras los primeros partidos en Segunda A, demostrará todo su potencial. Tiene un gran futuro».

Fractura en el cráneo

Luismi sufrió una grave lesión craneal el 11 de noviembre de 2012, en el transcurso del partido entre el Sevilla Atlético y el Real Jaén. Intentó despejar un balón por alto y su cabeza chocó con la del rival Nino Ibarra. Aunque salió del campo por su propio pie, fue trasladado en ambulancia a la Clínica del Sagrado Corazón de Sevilla, donde fue sometido a una TAC (tomografía axial computarizada) que reveló una fractura de dos huesos del cráneo. Posteriormente, la situación se complicó con una peligrosa hemorragia que obligó a una intervención quirúrgica. Su progresión se frenó, pero no demasiado porque Luismi volvió a los terrenos de juego cuatro meses y medio más tarde protegido con un casco de rugby al estilo del portero checo Petr Cech. Desde entonces, su imagen con chichonera se convirtió en habitual.

El fichaje de Luismi permite al Pucela ir completando celdas en el centro del campo, donde solo el portugués André Leão cuenta con compromiso firme para la próxima campaña.

Además, el Real Valladolid ha incorporado en el plano personal a «un chaval excepcional, fantástico, humilde y muy trabajador», en palabras de Diego Martínez su entrenador en el Sevilla Atlético.