Real Valladolid

real valladolid

López y Jordán cierran el círculo central

Álex López y Joan Jordán, antes de iniciar su primer entrenamiento en Melgaço. / F. Bravo
  • Los mediocentros cedidos por el Celta y el Espanyol ya entrenan con el equipo en Melgaço

El centrocampista pontevedrés procedente del Celta de Vigo Alejandro López cerró ayer su compromiso con el Real Valladolid y su llegada a la concentración de Melgaço coincidió con la de otro mediocentro, Joan Jordán, cedido por el Espanyol, que el martes había firmado con el club blaquivioleta. Con estas dos incorporaciones, Braulio Vázquez completa la ‘lista de la compra’ para el centro del campo que había confeccionado Paco Herrera, con lo que, a pesar de que el director deportivo sugería ayer que ya no quedaba mucho dinero, los objetivos ahora podrían estar en la incorporación de un delantero y, posiblemente, un defensa central.

El Real Valladolid y el Real Club Celta de Vigo habían llegado por la mañana a un acuerdo para la cesión del centrocampista Alejandro López Sánchez (Narón, Pontevedra, 11-01-1988), Álex López, hasta el 30 de junio de 2017. El centrocampista organizador, que se mueve entre las posiciones de medio centro y media punta, es una figura clave en el proyecto de Paco Herrera. El contrato de cesión contempla una opción de compra obligada para el Real Valladolid en caso de ascenso a la máxima categoría, y también una opción de recompra para el RC Celta, con ampliación de contrato para el futbolista por tres temporadas.

Llegada simultánea

A primera hora de la tarde, cuando sus nuevos compañeros descansaban tras la comida, los mediocentros Alex López y Joan Jordán coincidieron a las puertas del hotel de concentración del Real Valladolid, donde se incorporaron al ‘stage’ veraniego del Pucela. Joan Jordán, cuya cesión por el RCD Espanyol se había cerrado el martes, llegó acompañado por el presidente del Real Valladolid, Carlos Suárez, que le recogió en el aeropuerto de Oporto. Alex López lo hizo con su representante y unas horas más tarde ambos se entrenaban el el Centro de Estágios de Melgaço, tras una breve sesión de fotos.

«Esta la pago yo»

No bajó un ápice Paco Herrera la intensidad de los entrenamientos, a pesar de que hoy su equipo se enfrentará al Celta de Vigo en el primer amistoso de la concentración. Incluso celebró sesión vespertina, acaso para que los nuevos se fueran dando cuenta del régimen de trabajo que se gasta el entrenador barcelonés. Solo a primera hora de la tarde, además, se confirmó que se suspendía el entrenamiento de hoy por la mañana. ¡Con un partido por la tarde! Herrera es así porque la forma física es más importante para él que un amistoso, aunque sea con su exequipo, el Celta de Vigo.

Por la mañana había vuelto Herrera a dejar su impronta en la sesión de trabajo. Consciente de que muchos de sus jugadores estaban al límite tiró de recursos dialécticos cuando comprobaba que ya no podían más.

«¡Ahora viene la serie que solo hacen unos pocos!», gritaba para provocar a los que se caían de agotamiento, cuando pedía una serie de carreras después de los toques de balón. Y faltaba una más: «¡Vamos a por la quinta. Tirad del cuerpo. La última serie la pago yo!», se ofrecía ‘generoso’. Yluego llegaba la recompensa: «¡Muy bien, muy bien. Así vamos a terminar los partidos!», proclamaba al comprobar que ninguno de los jugadores había caído sobre el campo extenuados, a pesar de la paliza y de que incluso algunos seguían corriendo sin que les pincharán.

Al principio del entrenamiento, Calero provocó la alarma. Un encontronazo con un compañero le dejo en el suelo e hizo pensar en una lesión. Minutos después el asunto parecía olvidado.

El que sí tuvo que retirarse de la sesión minutos antes que los demás fue Sergio Marcos, que se dolía del tobillo derecho. Su abandono hizo pensar que no tendría hoy la oportunidad de demostrar su buen hacer ante el Celta. Sin embargo, el mediocentro procedente del Villarreal volvió a entrenar por la tarde.