Real Valladolid
Braulio Vázquez, en el exterior del hotel de concentración.
Braulio Vázquez, en el exterior del hotel de concentración.

Real VAlladolid

«Este año hemos gastado dos millones menos en fichajes»

  • Braulio Vázquez Director deportivo del Real Valladolid

  • No le pone plazo a su estancia en el club, pero garantiza que el nuevo proyecto tiene recorrido. Y espera nuevos refuerzos

Trece fichajes, de momento, y tres jugadores que no tiene duda de que terminarán dejando el Real Valladolid esta temporada –Samuel, Guzmán y Víctor Pérez– «porque el club no cuenta con ellos y no van a tener minutos». Pero Braulio Vázquez, quien cree que su tercer proyecto deportivo con el Pucela está ya casi al 90%, augura un esprint con alguna nueva incorporación.

¿Cuántos fichajes le han fallado?

Yo abro varias posibilidades por cada necesidad. Por ejemplo, Álex López era inviable hace dos semanas y al final ha llegado, pero tuve que abrir más vías, entre ellas la de Joan Jordán, que también estaba difícil. Al final, conseguimos las dos. Pero estoy satisfecho porque algunos de los nuevos eran primeras opciones, como Álex y Joan, o Isaac [Becerra].

¿Sabe a cuántos jugadores ha llamado?

A muchos. Al menos al triple de los que al final han venido. Tengo que abrir muchas posibilidades.

¿Ha gastado más o menos dinero que el año pasado?

Evidentemente, menos. Dos millones menos. Pero hemos conseguido jugadores importantes por menos dinero de lo que probablemente valgan en el mercado. El presidente ha ayudado mucho, y Paco, también. Ha sido una buena labor conjunta.

¿Agotará el presupuesto para fichajes antes de que empiece la competición?

Depende. Queda un poquito porque las plantillas no se cierran hasta el 31 de agosto. Puede haber alguna entrada más, pero también puede haber alguna salida. En las últimas fechas cada vez hay más movimientos, pero sí que es verdad que el 80% de la plantilla o incluso el 90% ya la tenemos.

¿Seguro que habrá salidas?

Evidentemente. Hay jugadores que saben que no cuentan y lo mejor que pueden hacer es buscar equipo. Son Samuel, Guzmán y Víctor Pérez. Moyano se queda.

¿Ellos lo saben?

Saben que no cuentan, que no van a tener minutos.

¿En la confección de la plantilla de la pasada temporada hubo más errores o engaños?

El año pasado teníamos un equipo con mucho nombre, pero no dio el rendimiento esperado. Al final yo creo que no hay buenos o malos jugadores. Hay rendimientos buenos o malos de los jugadores.

¿Alguno le ha decepcionado personalmente?

Con alguno he sentido decepción personal, pero no voy a decir nombres.

¿Y alguno le ha sorprendido positivamente?

También ha habido jugadores cuya implicación personal no esperaba y luego me han sorprendido.

¿Es posible tener amigos en un ámbito en el que casi todos están tasados económicamente? ¿Los intereses están por encima de los afectos?

Puede ser. A Jonas, el delantero del Benfica, le considero mi amigo. Es el jugador al que más afecto tengo en el mundo del fútbol. A Javi Fuego, también. Pero es complicado tener unas buenas relaciones personales en un ámbito en el que a todas las personas se les pone precio.

¿Puede ser esta la última plantilla del Real Valladolid que confeccione?

No lo sé. Acabo contrato en junio y, aunque el presidente me ofreció la renovación, consideré que aceptarla era hipotecar al club. Ya veremos. Ahora estoy muy ilusionado y centrado en esta plantilla. Pienso como si tuviera contrato para otros diez años.

¿Ni siquiera piensa que habría cumplido con el club si sale bien o, por el contrario, que no puede permitirse otro fracaso?

Solo pienso en cerrar la plantilla y hasta ahora lo que estamos haciendo me ilusiona bastante, pero esto es fútbol y ya veremos si la ilusión se corresponde con lo que esperamos.

Está todo tan programado que parece que no hay posibilidad de que se produzcan novedades sobre el guion. ¿Ha tenido alguna sorpresa?

Prefiero ser cauto, porque las pretemporadas engañan bastante, para bien y para mal. La carga física es tremenda y los jugadores no dan su verdadero nivel. Prefiero ser cauto y esperar.

¿No ha tenido ninguna discrepancia seria con Paco Herrera?

No. Hablamos muchísimo. Tengo muchas conversaciones con él. Sé lo que le gusta y lo que no. Lo conozco hace más de veinte años, lo he tenido como entrenador, sé el perfil de los jugadores que le gusta, el conocimiento mutuo es muy grande. Eso es una ventaja.

Es un poco mayor que usted [interrumpe para aclarar que el entrenador es ‘bastante’ mayor que él: «tiene veinte años más»]. Fue su jefe y usted lo es ahora de él. ¿Eso ayuda o hace más difícil la relación?

Más allá de entrenador es una gran persona. Además, el fútbol lo vemos de forma parecida. Vamos de la mano.

Uno se imagina su habitación o su despacho lleno de archivadores y de informes. ¿Es así?

No hay ni un papel, Hay medios digitales como Wyscout (para ver partidos) y los informes los colgamos en la base de datos que tiene el club y cuando no estemos nosotros quedarán para el que llegue después. Pero lo más importante de todo esto es acertar, no basta con la información. Hay que ser efectivos. Las decisiones las toman las personas, no los programas.

¿Usted apuesta?

No. Ni puedo, ni me gusta.

¿Comprometería entonces su palabra con este proyecto?

Yo sé que este equipo va a jugar bien al fútbol, pero no sé qué posición ocuparemos. Este equipo va a ser mejor en el futuro que a día de hoy. Sé que hay jugadores que explotarán el año que viene o al siguiente.

¿Quién cree que serán los rivales más peligrosos?

Los que han bajado, seguro: Getafe, Rayo y Levante. El Levante tiene cuatro o cinco veces más presupuesto que nosotros, por ejemplo. Luego están el Mallorca, el Oviedo el Zaragoza y el Girona. No es envidia, es que son más fuertes a nivel presupuestario, pero yo estoy muy ilusionado con este proyecto. Yo estoy intentado hacer un proyecto en el que el aficionado identifique a nuestro equipo y lo va a identificar, seguro. Y eso no significa ganar o perder, sino tener unas señas de identidad.