Real Valladolid
Alberto pone nota alta al trabajo de la plantilla

real valladolid

Alberto pone nota alta al trabajo de la plantilla

  • El jefe de los servicios médicos asegura que los jugadores superan muy bien el calor y el trabajo extremos

El exjugador blanquivioleta, responsable de los servicios médicos del Real Valladolid, el doctor Alberto López, apenas ha vivido sobresaltos en el inicio de la temporada con los integrantes del nuevo proyecto de Braulio Vázquez, una legión de jóvenes –más promesas que figuras contrastadas en la mayor parte de los casos– a los que Paco Herrera pone cada día al límite de sus posibilidades.

Alberto López analizó algunas de las variables que pueden afectar a su parcela profesional y, con cautela, afirma que están controladas.

El inusitado calor que están padeciendo en Galicia –hasta 36 grados–, la intensidad de los entrenamientos, con dobles jornada diarias y gran exigencia física, y la juventud de la plantilla, que podría reflejarse en la férrea disciplina, son variables que, dice Alberto López, han superado con nota.

Explica que han cuidado espacialmente la reposición de líquidos: «La deshidratación es el principal motivo de fatiga y por eso cada veinte minutos los jugadores tienen que beber. Cada uno tiene su mezcla personalizada, en función de sus características, que mezclan agua con productos isotónicos».

También concretó la respuesta que han dado a la excepcional exigencia física. «Cuando hablamos con el cuerpo técnico, particularmente con Fran Albert, establecimos un suplemento de proteína e hidrato de carbono».

Asegura López que, de momento no se ha resentido ningún jugador por las especiales condiciones de la concentración. Ymanifiesta su satisfacción por el control que se puede ejercer en variables como la alimentación cuando los jugadores están concentrados: « Tenemos la suerte aquí de que todo está controlado. Desde la pasta integral hasta las cantidades que tiene que tomar cada uno en función de su peso».

López Moreno no tiene la sensación de que la mezcla de juventud y gran exigencia provoque alguna situación ‘explosiva’. «Conociendo el pasado debemos intentar mirar con ilusión y optimismo lo que está por venir.Yo he visto un colectivo muy centrado y maduro, porque aunque son jóvenes todos ellos tienen una trayectoria que les avala». También es nuestra obligación enseñarles e informarles sobre lo que es el fútbol profesional, de lo variable que es y de la importancia de mantener un nivel de rendimiento constante en una temporada tan larga como es la de Segunda (41 partidos de Liga, más los de Copa y ‘play-off’, en el mejor de los casos).

Entrenamiento invisible

«La vida de los jugadores de fútbol está muy controlada. No pueden hacer deportes de riesgo, no pueden utilizar motocicletas... tienen un régimen interno riguroso y lo que llamamos el entrenamiento invisible. Están fuera del campo y son ellos quienes lo dirigen: lo que comen en casa, lo que descansan. Ese tipo de entrenamiento son ellos quienes lo dirigen, quienes deciden lo que hacen y lo que no pueden hacer. Una vida ordenada y acorde con lo que es un futbolista profesional. Yo no puedo controlar que un jugador vaya a su casa y coma tres hamburguesas. Pero luego lo vemos cuando le tomamos los pliegues (técnica antropométrica para valorar la cantidad de tejido adiposo subcutáneo). Al final puedes saber qué ha comido, cómo ha descansado...».

Admite Alberto López, sin embargo que hay un tiempo para cada cosa: «En la vida de un futbolista profesional lo importante es que sepa el momento de cada cosa. Los momentos de diversión son muy puntuales, pero también hay que saborearlos».