Real Valladolid

real valladolid

La plantilla rinde homenaje a Álvaro Rubio desde Portugal

  • El capitán, que cumplió escrupulosamente con el eslogan de su brazalete, es reconocido como un ‘grande’ desde todas las instancias del club

Mario Miguel no oculta el orgullo que le produce haber compartido con Rubio los nueve años que lleva ejerciendo como jefe de prensa del Real Valladolid. Y se remite a la leyenda que desde noviembre de 2011 reza en el brazalete de los capitanes del Pucela –‘Recíbeme con orgullo, entrégame con honor’– para resumir la trayectoria de uno de los hombres más queridos y respetados que lo han llevado. «Porque lo ha cumplido al pie de la letra, este señor que, como capitán, siempre dio la cara, también los malos momentos, como portavoz del vestuario».

La de Mario Miguel es una de tantas reacciones de admiración y respeto que surgieron ayer en la concentración de Melgaço donde, a pesar de que la mayoría de sus integrantes son nuevos y no han coincidido con el riojano, los más autorizados expresaron su respeto y admiración hacia Álvaro Rubio.

Francisco Santamaría Uzqueda, exárbitro de Primera y delegado del Real Valladolid fue, probablemente, el que más dificultades tuvo durante la jornada de ayer para mantener el control emocional. Aunque la marcha de Rubio era una posibilidad más que anunciada, Paco Santamaría estuvo especialmente afectado desde que conoció la noticia. A primeras horas de la tarde resumió sus sentimientos:«Creo que me he pasado en el mensaje que le he enviado. Y lo que quería decirle se lo he dicho por escrito porque si le hago por teléfono no tardo ni diez segundos en echar la primera lágrima. No me duelen prendas en reconocerlo. Es así. Se va un ‘grande’, como jugador y como persona. Como capitán, siempre intentó solucionar los problemas con diálogo. Y es verdad que, en algunos momentos, el capitán debería echar un ‘caguen...’ porque hay situaciones que lo requieren. Marcos, por ejemplo, tenía ese genio. Pero Rubio siempre fue más templado».

Alberto López Moreno, exjugador y director del servicio médico, mezcla su opinión como galeno con algunos reveladores datos de su trayectoria.

«Es el sexto jugador del Real Valladolid que más partidos de Liga ha jugado en toda su historia: 256, solo por detrás de Marcos, Moré, MInguela, Torres Gómez y Víctor». Pero Alberto López destaca su físico. «Su morfología es muy resistente, y es la base del éxito. Para sacar partido a la técnica y la táctica, es básico un físico que lo resista, y él lo tenía».

Leão, que jugó dos temporadas con él, está deseando verle en persona para agradecerle su ayuda. «Álvaro Rubio es un ejemplo de ambición, de ganas, de trabajo, de forma de ser... Me identifico mucho con él».