Real Valladolid

real valladolid

El estadio Zorrilla empieza a cambiar

Imagen de las gradas y el césped en el estadio José Zorrilla durante un partido del Real Valladolid.
Imagen de las gradas y el césped en el estadio José Zorrilla durante un partido del Real Valladolid. / Gabriel Villamil
  • El Real Valladolid quiere cumplir esta misma campaña la mayoría de las normas previstas por LaLiga

El Real Valladolid es uno de los clubes de Segunda División que se ha adherido voluntariamente a una lista de equipos que desea cumplir esta misma temporada la mayoría de requisitos previstos por LaLiga en el Reglamento para la Retransmisión Televisiva. Estas normas ya rigen para las entidades de Primera División y se extenderán la próxima campaña a los clubes de Segunda. Algunas de las transformaciones han comenzado a ponerse en práctica y otras lo harán durante la campaña actual. Además, el Real Valladolid acometerá mejoras en sus infraestructuras, como la ampliación de la sala de prensa y la ubicación de una nueva zona para las entrevistas de las televisiones y radios con derechos.

La idea del Reglamento pasa, en palabras del presidente de LaLiga, Javier Tebas, por disponer «de la mejor imagen posible» y «potenciar» la marca en todo el mundo. «El césped, las gradas, la U televisiva y la iluminación son algunos de los aspectos que se regulan en este Reglamento con el objetivo de incrementar la forma en que se percibe nuestro fútbol», escribe Tebas en la introducción del documento.

Uno de los puntos que más ríos de tinta han generado tiene que ver con la ocupación de la grada opuesta a la posición de la cámara de televisión principal. El texto recoge que debe estar cubierta, al menos, en el 75% de su capacidad. «En caso contrario serán aplicables las sanciones previstas en este reglamento. En caso de que la ocupación sea inferior al 50% dicha sanción se duplicará», reza el texto.

Los partidos con lluvia

La norma de ocupación de la Preferencia B puede entrar en conflicto con la idea del club en los partidos con lluvia. «Algunos días nosotros tomamos la decisión de dejar subir a esos abonados a la zona de arriba para que no se mojen. ¿Incumpliremos el reglamento? Pues no lo sé, pero lo seguiremos haciendo. Si de repente cae el diluvio, me parece poco ético que dejemos que la gente se empape si podemos evitarlo», explica Jorge Santiago, el director general del Real Valladolid.

«Se está dando mucha importancia a este punto, pero tiene la misma importancia que el resto», añade el directivo. «Hay un 15% del contrato televisivo que nos jugamos como variable y existen varios aspectos que debemos cumplir. Por ejemplo, las líneas de corte del césped. Ya no se pueden hacer florituras, sino que deben tener unas medidas exactas y ser rectas. Nosotros ya estamos cambiando nuestra forma de cortar el campo».

La norma exige que las primeras cuatro bandas del césped midan 5,5 metros y las cinco restantes en cada medio del campo tengan una anchura uniforme. Además, se vigilará la altura de la hierba (entre 20 y 30 milímetros), la dureza y compactación del terreno (entre 60 y 90 gramos), la cobertura (debe estar libre de malas hierbas como el trébol, el kikuyu o la gramínea poa annua), la uniformidad cromática y la tracción rotacional (entre 45 y 60 Newton/metro). El Real Valladolid ya corta el césped a la altura indicada, y aún no dispone de datos sobre los otros puntos. LaLiga realizará cada temporada dos auditorías sobre el césped, en virtud del convenio suscrito con la Asociación Española de Greenkepers.

Uno de los aspectos más visibles tendrá que ver con el cambio de publicidad en los recintos, que presentará siempre colores homogéneos. «Será monocolor, como se está viendo ya en los campos de Primera. En nuestro estadio, será violeta con texto blanco. Estamos en ello para intentar hacerlo lo antes posible. Si llegamos a un buen presupuesto para poder asumirlo, estará listo antes del verano», relata Jorge Santiago.

El Real Valladolid también está obligado a mejorar la iluminación artificial, cuyos baremos entran en vigor para todos la próxima campaña y que contempla también requerimientos necesarios para realizar producciones en 4k. «Ya estamos trabajando en ello, aunque no lo haremos antes de que acabe la temporada. Nuestra iluminación ha de ser más homogénea. Otro de los puntos obliga a encender la luz artificial mucho antes que otros años». De hecho, el alumbrado ahora debe estar encendido siempre, incluso en los partidos que se juegan de día, para atenuar los contrastes entre sol y sombra.

El Real Valladolid estudia con arquitectos cómo ampliar la sala de prensa, cuyas dimensiones se han quedado pequeñas. «Estamos buscando huecos», confirma el director general blanquivioleta. «Queremos hacerla más grande y ya está en trámites. Además, hemos puesto sobre la mesa otras mejoras como ubicar la zona de entrevistas en otro sitio. Ahora debemos dedicar diferentes espacios a diferentes medios, en virtud de los derechos que posea cada uno».

La figura de los directores de partido adquiere una importancia fundamental. Ellos son los garantes de que se cumplan todas las normas previstas y sus informes resultarán decisivos para el dinero que percibirán los clubes como variable en los ingresos de televisión. «Es una persona que fiscaliza, entre comillas, lo que hacemos. Hay una serie de directores de partido nombrados por LaLiga y en cada partido se nos asigna uno. Comprueban que todo este correcto», subraya Santiago.

Las normas pueden resultar engorrosas en algunos aspectos, pero el director general del Real Valladolid las considera muy positivas. «Cada uno, con su presupuesto, hará cosas más bonitas, mejores o más efectivas que otros. Pero creo que está bien que existan normas para todos y que no todo quede a libre designación de cada uno. Eso siempre es bueno para el conjunto de la competición».