Real Valladolid

fotogalería

/ Ricardo Otazo

El Promesas suma un punto y dos bajas ante el colista

  • Las lesiones de Anuar y Mayoral ensombrecen el último encuentro del año, que deja al equipo en la quinta plaza

Lo peor no fue el reparto de puntos con el último equipo de la clasificación. La tragedia del domingo en Los Anexos fueron las bajas de Anuar y Mayoral por sendas lesiones musculares, que se suman a las de Higinio, Deve y Renzo Zambrano, también lesionados. El encuentro frente al Somozas fue el de un 'Promesas B', lastrado además por la baja de Calero por sanción. A pesar de las ausencias, el equipo de Rubén Albés demostró que la brillante trayectoria de esta temporada no es casual, o producto de la efectividad de algunas individualidades. A pesar de entrar a trompicones en el partido, Un gol de Samanes a saque de falta desde la frontal del área, puso al filial del Real Valladolid en ventaja en el minuto 25.

El encuentro había empezado mal. El colista de la clasificación empezó mandando en el partido, como si jugara en su casa. De hecho, su delantero Arkaiz fue el primero en plantarse ante la portería contraria, en este caso la defendida por Dani, tras un despiste defensivo. Era el minuto 3 pero la jugada fue anulada por fuera de juego. Fruto del atrevimiento visitante, diez minutos después fue Íñigo quien gozó de una nueva ocasión que desperdició al cruzar en exceso su disparo tras quedarse solo frente a Dani. Algo similar le ocurrió poco después a Mayoral, que fue el primero del Promesas en tirar a puerta.

A medida que transcurrían los minutos, la presión visitante iba bajando de intensidad y los de Albés tomaban su parte de protagonismo hasta que Fernández Buergo pitó una falta en la frontal del área mientras los jugadores del Pucela se preparaban para sacar otra desde el centro del campo.

Gol anunciado

Mientras Manda colocaba la barrera y Samanes el balón para lanzar la falta se palpaba el éxito del lanzamiento. Y Samanes no defraudó. Un saque perfecto de un zurdo por la escuadra derecha del portero puso en ventaja a los locales. Aunque bastaron cinco minutos para rebajar el entusiasmo. Íñigo, de cabeza, marcó el gol del empate , al rematar un pase de Baleato, que sería expulsado en la segunda parte por interrumpir dos veces consecutivas el saque de un a falta.

Para entonces ya se echaba de menos a Anuar, que en el minuto 10 de la primera parte abandonó el campo por una lesión muscular. Una situación que se repitió a los ocho minutos de la reanudación con Mayoral. A pesar de que el juego estuvo muy condicionado por estas dos bajas, que se añadían a las que arrastraba el equipo -Higinio, Renzo, Deve y Calero- el Real Valladolid B se hizo dueño del campo en la segunda parte, a pesar de lo cual no logró deshacer el empate. Y eso que jugadores como Sinisterra, un juvenil colombiano que sustituyó a Mayoral, protagonizó ocasiones suficientemente claras como para marcar. Pero ayer no era su día.