Real Valladolid
Anuar Mohamed, en los Anexos, tras un entrenamiento.
Anuar Mohamed, en los Anexos, tras un entrenamiento. / RICARDO OTAZO

«Mi meta es llegar a Primera División y no me va a parar nadie»

  • Anuar Mohamed Mediocentro del Promesas que entrena con el primer equipo

  • Llegó a Valladolid con 13 años para ser futbolista y este año, ocho después, ha jugado dos partidos de Copa del Rey. Braulio Vázquez le ha citado entre los jugadores que deben apuntalar el futuro del club

«He estado una semana en casa con la familia; con las de vacaciones de verano, son las dos ocasiones que bajo [a Ceuta]. Allí tengo a mi padre, a mi madre y a mis seis hermanos y yo soy el único que vive en la Península: a los 13 años vine a la Residencia de Jugadores, donde estuve seis años, hasta que dejé de ser juvenil. Entonces, tienes que irte. El 15 de enero cumplo 22». Anuar Mohamed ‘Anu’ recita su tarjeta de visita poniendo el énfasis en el dolor que supuso dejar a los suyos, tan joven, para ser futbolista. Hoy es una reconocida promesa que forma parte de la renovación generacional del Real Valladolid. Decidido, pero con muchas cautelas.

Braulio Vázquez, el director deportivo, le citó entre los nombres de quienes deben apuntalar el futuro del club. ¿Cuál es su vinculación actual con el Real Valladolid?

El año pasado renové por una temporada y cuando acabe, quedo libre.

¿Negocia ya su renovación?

No sé nada. Supongo que llamarán al representante. Yo no tengo nada cerrado a día de hoy. Tampoco tengo noticia de que ningún equipo haya preguntado por mí. De momento estoy en el Valladolid y creo que estoy haciendo una buena temporada; lo que tenga que ser, será. Yo quiero quedarme en el Valladolid. Es mi premisa, pero el club también tiene que apostar por mí. No es cuestión de que lo que yo quiera. El Valladolid tiene que quererme también. Si me renuevan, bien; si no, tal como estoy jugando, creo que puedo tener bastantes cosas.

Tiene la suerte de que los entrenadores, el del filial y el del primer equipo, confían en usted.

Con Rubén Albés siento que me quiere muchísimo y que confía mucho en mí. Un jugador, aunque sea bueno, necesita a alguien que le dé un empujón, porque sin esa pequeña ayuda el rendimiento baja mucho. Pero con respaldo y ánimo creces. Cuando subo al primer equipo, Paco Herrera también me da instrucciones, me habla, me corrige, me indica en qué puedo mejorar y cuando hacen eso es porque le importas a alguien.

Dicen de usted que tiene tres pulmones. No para en el campo.

De siempre he sido un recuperador de balones. Pero este año me he propuesto romper una barrera y ser un jugador que pueda dar más soluciones a mis compañeros en ataque, en conducciones, dando pases, rompiendo líneas. No quiero quedarme en un mero recuperador. Este año mi juego ha mejorado porque tiro para adelante.

¿Su posición ideal es la que ocupa normalmente?

Me gusta jugar en el centro del campo y prefiero el lado derecho. Que pueda ser una referencia en defensa y ayudar a los atacantes.

Si tuviera que sustituir a alguien en el primer equipo, ¿qué puesto preferiría? ¿en el de qué jugador del primer equipo se sentiría más a gusto?

A ver. Cuando uno llega al primer equipo tampoco puede elegir dónde quiere jugar. Sinceramente, si me tiene que poner de lateral derecho o de central izquierdo, jugaría. En el primer equipo yo no estoy para elegir. Que me pongan y me den minutos; ya intentaré hacerlo lo mejor posible.

¿Sus posibilidades de quedarse dependen de cómo termine el primer equipo la temporada? ¿Serían diferentes si el equipo asciende o llega adisputar el ‘play-off’?

No lo sé. Cuando un equipo llega a Primera, el presupuesto sube y fichan a jugadores de nombre y eso, sinceramente, me lo haría más difícil, porque todavía no soy conocido. Pero no creo que mi futuro aquí dependa de que el Valladolid suba o no. Porque el club no debería dejar escapar a un jugador que cree que tiene futuro. También hay cesiones, la posibilidad de formarte en otro sitio, siendo del equipo...

¿Tiene decidido seguir dedicándose profesionalmente al fútbol?

Mi objetivo, a día de hoy es llegar a Primera División. Esa es mi meta. Lo tengo clarísimo

¿Se sacrifica para seguir en esto?

Creo que lo he demostrado. Me fui de mi casa con 13 años. No veo a niños tan pequeños alejarse de su casa, de sus padres y de su familia así como así. Yo lo hice para ser jugador de fútbol y esa es mi meta. Y lo voy a conseguir, como sea. No me va a parar nadie.

¿Se siente querido por la afición?

Muchísimo. De verdad. Me siento superquerido. Recibo mensajes de apoyo. Me recomiendan tranquilidad y que siga jugando como lo hago y me dicen que lo voy a conseguir. Por la calle me paran y me dan ánimos. El día de Tenerife, que salí en camilla, me llevé una ovación que no olvidaré. Me siento arropado. Y eso me da mucha fuerza.

¿Lo cuenta en casa cuando va a Ceuta?

Sí. Ellos saben que yo soy feliz aquí y ellos lo son porque tengo el cariño de la afición. Y siento el orgullo de los míos. Mi padre está muy contento y orgulloso. A mi madre le duele verme tan poco pero mi padre me ha visto que he ido escalando, y ya estoy donde estoy. Dirá, ‘parece que lo puede conseguir’.

¿Hay alguien más en su familia que juegue al fútbol?

Tengo dos hermanos pequeños, de 12 y 17 años. El de 17 fue hace poco al campeonato de España de selecciones autonómicas y el otro con la selección alevín sub-12 de Ceuta. Cuando bajo a Ceuta siento el respeto y la admiración de la gente porque dicen ‘mira ese chico: ha sido un valiente que se fue tan pequeño y ahora entrena en un equipo profesional, con jugadores de talla’.

¿Le reconocen en Ceuta?

Sí, pero Ceuta es una ciudad de fútbol sala. En los campeonatos de España, siempre llega a las semifinales o a las finales, es muy popular. El fútbol 11 no tiene tanta tradición.

Terminó el año lesionado, ¿cómo está físicamente?

Con la Real terminé lesionado y, luego, me lesioné en el último partido de Liga con el Promesas frente al Somozas: una microrrotura en el isquiotibial, pero hoy ya he hecho el entrenamiento completo.

¿Obsesionado por la renovación?

Mi objetivo es que el Promesas mantenga su gran temporada y yo sea una pieza importante. Lo que tenga que venir, vendrá y ojalá llegue la renovación y el Real Valladolid quiera contar conmigo.