Real Valladolid

fotogalería

Iván Martín en un laNce del encuentro. / RICARDO OTAZO

Victoria del Promesas en una tarde de estreno

  • Ganó al Coruxo con dos goles de Dani Vega sobre el nuevo césped de los Anexos para sumar la 10ª victoria del campeonato

Imparable. El Real Valladolid B que entrena Rubén Albés ha iniciado el año y la segunda vuelta del campeonato de Liga con el propósito de enmendar la plana a sus mayores. Un improbable ascenso exigiría el del primer equipo a Primera y el Promesas parece que va en serio. Este viernes, sin poder contar de inicio con los máximos goleadores: Higinio, Mayoral y Samanes -este último entró en la segunda parte-, logró su décima victoria de la temporada ante el Coruxo con dos goles de Dani Vega sobre el nuevo césped de los anexos. Además, a falta de que concluya la jornada, se consolida en la quinta plaza de la clasificación, provisionalmente a dos puntos del ascenso.

El encuentro comenzó con muchas cautelas por parte de los dos equipos. Parecía que les hubieran advertido de la peligrosidad de jugar en las áreas, porque en los primeros 45 minutos apenas las pisaron, no hubo grandes ocasiones de gol por ninguna de las dos escuadras y fue el centro del campo el espacio más transitado por los veintidós jugadores. ni Dani Hernández ni el 'gardarredes' visitante, Alberto, tuvieron ocasión d e probar el mullido nuevo césped artificial de los Anexos.

En los últimos compases del primer tiempo se produjo una pequeña reacción visitante . Jorge consiguió un disparo cruzado que asustó a la parroquia local. A falta de tres minutos para el descanso, el Coruxo consiguió alojar el balón en el fondo de la portería de Dani, pero el fuera de juego que anuló la acción apenas admitió protestas.

Y llegaron Mayoral y Anuar

En la segunda parte, Albés decidió sacar al campo a Anuar, recién salido de una lesión. Su presencia en el campo le dio otro aire al equipo , cuyos jugadores ofensivos empezaron a recibir balones que comprometían al Coruxo. El juego terminó por cambiar radicalmente cuando, a falta de veinte minutos, Albés puso en el terreno de juego a Mayoral. Siete minutos después, el propio Mayoral , tras una gran jugada, puso un balón a Dani Vega para que marcara el primer gol.

Ocho minutos más tarde fue Anuar el que llevó recibió en buena posición y le envió un maravilloso servicio a Vega para que matara el partido.

Aun con esta ventaja, el Promesas no se relajó y aún intentó aumentar la ventaja en este primer encuentro del año sobre una superficie rapidísima que facilitaba el juego. Lo que no arregló el nuevo césped fueron las dudas en las jugadas ofensivas a balón parado. El Promesas tuvo numerosas ocasiones de ensayar el disparo a puerta por faltas cometidas en las inmediaciones del área. O de centrar al área para buscar remates efectivos. Pero ni repitiendo los saques desde el mismo punto eran capaces de sacar algo positivo en estas jugadas. Aun así, el Promesas sumó tres puntos ante un equipo gallego al que ya había conseguido arrebatar un punto en su campo en el partido de ida. El Promesas siguió edificando su fama de equipo revelación del Grupo I de la Segunda División B.