Real Valladolid
Grada de animación de Zorrilla en el encuentro ante del Rayo.
Grada de animación de Zorrilla en el encuentro ante del Rayo. / G. VILLAMIL

Real Valladolid

La TV paga más, la taquilla mengua

  • El peso de los derechos televisivos sigue creciendo aunque su incremento fue menor que la caída de ingresos por venta de abonos y entradas en la última temporada

¡La diversión está segurada!

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección para hombre y mujer

Hasta 90%

Gran variedad en alfombras de diseño

Hasta 80%

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

No hay un espectáculo que, salvo rara excepción, reúna mayor número de espectadores cada dos semanas en Valladolid. Tampoco el escenario –el Estadio Zorrilla– tiene parangón, en cuanto capacidad, en la provincia. Sin embargo, la televisión, que ha acudido con sus derechos a aliviar las penurias económicas del fútbol, parece empeñada en acabar, o al menos reducir a la mínima expresión, la asistencia a los estadios.

La memoria del ejercicio 2015-2016 del Real Valladolid, en su desglose de cifras de negocio, lo deja claro. Durante la pasada temporada, los ingresos por venta de abonos y entradas sumaron 1.307.357 euros, 195.579 menos que en la campaña anterior.

Los derechos televisivos agregaron a las arcas del club 2.730.000 euros, 112.950 más que en la temporada precedente. El peso de los ingresos por derechos de televisión duplica al de los que se obtienen por abonos y taquilla, pero su incremento no cubrió la caída del dinero que aportan los aficionados por presenciar el partido en el campo.

Estas cifras podrían tener un signo muy diferente en el caso de que el Real Valladolid consiguiera volver a Primera. Los derechos televisivos, entonces, acabarían en pocos años con las dificultades económicas, aunque su porcentaje sería muy superior a los ingresos que aportan los aficionados por acudir al estadio, por más que creciera el número de socios y de asistentes.

En lo que va de temporada, la media de espectadores en partidos de Liga apenas supera los 7.750 por partido, según los datos facilitados por el club. Más o menos la mitad del promedio de la última temporada que el Real Valladolid jugó en Primera División y unos 3.000 menos que durante la temporada 2014-2015, primera de esta etapa en Segunda. A este descenso contribuye también la política del primer contribuyente al presupuesto:la televisión, cuyo calendario y horarios desquician a los aficionados, a los que empujan a seguir el espectáculo desde casa. El ejemplo más claro durante la primera vuelta de la presente temporada lo aporta el encuentro frente al Reus en Zorrilla: LaLiga, siguiendo las directrices de las plataformas televisivas, programó el partido para el día de Reyes a las 16:00 horas. El resultado fue una entrada paupérrima, la más baja de la temporada.

Las cifras de negocio de la citada memoria, referente a la pasada temporada, reflejan también un crecimiento de los ingresos por publicidad superior al 10%: 1.132.254 euros, frente a los 976.357 de la temporada 2014-2015.

Sin embargo, los datos más significativos sobre el Real Valladolid en la citada memoria, que arroja un resultado contable después de impuestos de 898.831,35 euros de beneficio, hace referencia a la renovación en su área deportiva.

Las cifras menguantes de negocio, de deuda y de ingresos, contrastan con las que recoge el apartado 22 sobre ‘hechos posteriores al cierre’. Se refiere a los 14 contratos de jugadores del primer equipo que no fueron renovados, la cesión de tres jugadores y la incorporación de 14 nuevos (con un coste de solo 95.000 euros), más otros 90.000 por un traspaso.

Estas cifras reflejan la renovación casi total de la plantilla de la que se ha hablado durante toda la primera vuelta y que, en ocasiones, ha servido para disculpar malos resultados, por la necesidad de tiempo para el ajuste. También del perfil diferente de los integrantes del plantel, de los que se espera un crecimiento profesional en el club, porque, en la mayoría de los casos, para su confección se tuvo en cuenta más su proyección que los méritos demostrados.

Otro dato significativo de la memoria son los 4.064.000 euros que la Comisión de Control Económico de LaLiga autorizó para gastar en la plantilla durante la presente temporada. Una cantidad con la que el club hace encaje de bolillos, incluso para un eventual refuerzo de invierno.