Real Valladolid
Alberto Guitián.
Alberto Guitián. / EL NORTE

«El manual dice que no se hace una cesión en dirección a la portería»

  • Guitián no esperó a ser juzgado y tras el partido se confesó culpable del autogol

«La cesión no es buena. Iba al centro de la portería y, luego, hay un bote de mala fortuna que nos cuesta la derrota. ¿Mala suerte? Sí, terrible. Pero si sacas el manual del entrenador, seguro que dice que no hagas una cesión de la pelota en dirección a la portería. Yo comparto las culpas con quien sea y no tengo problema. Es mala suerte. Ya solo nos queda pensar en el partido de Tenerife, que jugamos en casa». Alberto Guitián no especuló con las circunstancias del autogol que impidió que el Real Valladolid, al menos, sacara un punto de Montilivi el domingo. Sin citarle, trató de redimir el fallo de su compañero, el portero Pau Torres, que erró el despeje por un mal bote del balón permitiendo que entrara en la portería. Guitián quiso ser el primer en asumir la parte de culpa que le corresponde en aquella fatal jugada, y salió de los vestuarios confesando su equivocación.

Después, resumió el partido admitiendo que la primera parte del Real Valladolid no fue buena: «Nos superaron», dijo. «Luego hicimos un cambio táctico que mejoró bastante el equipo y fuimos merecedores durante la segunda de empatar, pero el autogol nos descolocó, nos sacó casi del partido. Nuestro gol, nunca se sabe, pero iguala el ‘golaverage’. Hemos tenido ocasiones igual de claras que ellos o más para llevarnos el partido. En segunda no hay un partido que digas es imposible ganar; no somos inferiores a nadie y vamos a luchar para conseguir el objetivo».