Real Valladolid
De Tomás, autor del gol del Real Valladolid en Gerona, lamenta una ocasión fallida.
De Tomás, autor del gol del Real Valladolid en Gerona, lamenta una ocasión fallida. / LOF

real valladolid

Peor que en la primera vuelta

  • El Valladolid inicia la serie que le costó cinco derotas consecutivas con menos de la mitad de puntos que entonces

Siete puntos sumaba el Real Valladolid cuando inició la fatídica serie de cinco derrotas consecutivas en la primera vuelta del Campeonato de Liga. Aquel episodio no dejó grandes secuelas, como demuestra el hecho de que el Pucela concluyera la primera ronda en puestos de promoción. Lo único que quedaba patente a principios de este año es que el Levante es el más claro candidato al ascenso directo, mientras que en Valladolid se hablaba ya de que, incluso, el ‘play-off’ podía ser un objetivo demasiado modesto para la potencialidad del nuevo Real Valladolid dirigido por Paco Herrera. Todo era posible, y los tres puntos de Cádiz ayudaron a aventar mayores expectativas.

Sin embargo, el primer balance antes de iniciar la vuelta de los cinco fatídicos partidos que sumaron otras tantas derrotas consecutivas, es muy negativo. No cumple ni de lejos las expectativas formuladas por los responsables del equipo, que dejaron claro que, para garantizar la promoción de ascenso, la segunda vuelta tendría que mejorar notablemente los registros de la primera. Mucho más si el Valladolid pretendía en algún momento aspirar al ascenso directo:la derrota el domingo ante uno de los candidatos más firmes a subir directamente mengua las expectativas blanquivioletas de conseguir el ascenso en la fase regular:11 puntos de diferencia a falta de 18 partidos lo dejan meridianamente claro.

Tres de nueve

Matemáticamente aún caben casi todas las posibilidades. Es cierto que hay algún récord de Segunda que es imposible que alcance ya el Pucela, como el de puntos con los que consiguió el ascenso con Mendilibar, por ejemplo. Pero sus posibilidades de alcanzar la categoría de oro del fútbol español están intactas. La trayectoria, sin embargo, refleja que no será tarea fácil.

El Real Valladolid ha abandonado los puestos de promoción este fin de semana en Montilivi y suma apenas tres puntos de los nueve que ha disputado durante esta segunda vuelta. Menos de la mitad de los siete que había conseguido en la primera, en la que Oviedo y Girona fueron encuentros productivos y el Rayo apenas un tropiezo que dejó un punto jugando, además, a domicilio.

Cinco meses y veinticuatro partidos después, los hechos demuestran que el Real valladolid está lejos de codearse con los mejores.

Paco Herrera, el entrenador que cree en sus jugadores y que afirma estar convencido de que lo que le han ofrecido el presidente Carlos Suárez y el director deportivo, Braulio Vázquez es suficiente para hacer un buen papel e incluso aspirar al ‘play-off’, admitió tras la última derrota que el Real Valladolid debe tener los pies en el suelo. «Hay equipos mejores que el Real Valladolid» proclamó en Gerona, dando por bueno lo que refleja la clasificación.

El hecho es que no ha habido confirmación de lo que ocurrió en los primeros compases de la Liga. El Real Valladolid ha perdido contra los dos primeros equipos a los que ganó en la primera vuelta –Oviedo y Girona– y ha sumado tres puntos contra el que cosechó su primer empate, el Cádiz, en esta caso con el mérito de haberlo hecho a domicilio.

Llevarse la contraria

La actual tendencia del Pucela tiene un aspecto positivo:si los resultados en esta segunda vuelta van a seguir teniendo el signo contrario a los de la primera, el Valladolid solo podría ganar o empatar los cinco próximos encuentros, contra rivales con los que perdió consecutivamente.

Tras la última derrota, directivos, técnicos y futbolistas pudieron el énfasis en el próximo rival:«Solo pensamos en el partido contra el Tenerife», repitieron Suárez, Herrera y Guitián.

Será el domingo, 12 de febrero, en Zorrilla, a partir de las 16:00 horas. De ese resultado dependen en gran medida las expectativas del Real Valladolid.