Real Valladolid

desde la banda

Pitos y flautas

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Nada más acabado el partido contra el Tenerife preguntaba en mi cuenta de Twitter, sabiendo la respuesta, si la gente había pitado a Paco Herrera por el cambio o si había pitado a Raúl de Tomás por no haber sido capaz de disparar a puerta en los 70 minutos que estuvo en el campo. Yo no pite a ninguno de los dos por dos razones. La primera es que no sé silbar y la segunda porque no sería capaz de hacerlo en mitad de un partido. No entiendo en qué puede ayudar esa actitud. Pero el público es libre. No es soberano, pero es libre. No comparto lo que dijo Herrera en rueda de prensa de que el público siempre tiene razón. Solo recordar que en este estadio se ha silbado a Mendilibar, debería hacer reflexionar a los que por costumbre adoptan ese tipo de comportamiento. Porque siempre son los mismos de siempre.

El otro día me recordaba mi compañero de columna Jesús Moreno una frase de David Gistau en la que decía que «parece que saber de fútbol es estar siempre enfadado». No me digáis que esa frase no debería estar a la entrada de la Zorrilla de la misma forma que los rivales del Liverpool leen ‘This is Anfield’ cuando saltan al terreno de juego en el estadio liverpuliano.

Me gustaría que alguien me explicase por qué se pita al equipo en el minuto 23 de la primera parte. La semana que le dan a Herrera el premio al mejor entrenador de enero, que venimos de perder por una jugada desafortunada en casa del segundo clasificado y después de una gran racha con muchas victorias en Zorrilla, se pita al equipo en el minuto 23. Y después se pita al entrenador por un cambio en la segunda parte en un partido que de haber ganado nos habría puesto quintos. Me parece todo muy exagerado, muy de postureo forzado. Pero sobre todo me parece innecesario. Pitas un cambio y aplaudes los otros dos. O sea, queriendo o sin querer se ha abierto un frente donde no debería haberlo. De Tomás o Paco Herrera. Igual que el año del descenso con Mendilibar y Haris.

Yo creo que hay que ser crítico con el equipo porque hay plantilla y entrenador para estar más arriba. Me gusta que esta temporada se hable más de fútbol que otros años. Hay debate y Paco Herrera entra en él dando sus razones. Pero a la hora del fútbol, solo se juega al fútbol. Sin fisuras. El ascenso es difícil, pero jugando con un tiro en el pie es imposible.