Real Valladolid

El Real Valladolid desaparece ante el Levante

fotogalería

Juan Villar se lamenta. / G. Villamil.

  • El conjunto pucelano cayó goleado 4-0 en su estadio y sufrió una sonrojante derrota ante el líder de la categoría

El Real Valladolid se estrelló ante el líder y además en Zorrilla, en un encuentro en el que el conjunto blanquivioleta pareció no estar sobre el terreno de juego. El Levante goleó a los de Paco Herrera, que no tuvieron argumentos para dar batalla al líder de la categoría. El equipo estuvo sin ideas, sin juego y a merced del cuadro levantino que supo aprovechar a la perfección de las ocasiones que dispuso.

Paco Herrera decidió volver a experimentar, dejando a Raúl de Tomás en el banquillo y sacando un mediocentro más para tener más posesión de balón, pero lejos de la realidad los pucelanos estuvieron a merced del Levante, que lleva rumbo de crucero para ascender a Primera División.

El Real Valladolid duró en el partido hasta que el Levante quiso jugar. Diez minutos en los que parecía un equipo distinto a lo mostrado en las últimas jornadas. Con la participación de todos y fluidez en el juego, el equipo no parecía estar tan roto como partidos anteriores. Zorrilla se animaba soñaba y veía cómo su equipo plantaba cara al líder de Segunda División. Poco a poco el cuadro levantino comenzó a jugar y dominar. En la primera acción de peligro del cuadro levantinista llegó la jugada que determinaría el encuentro: Roger se fue al suelo ante Pau tras un balón largo en el que el portero estuvo lento y salió sin convicción. Medié Jiménez señaló la pena máxima.

El ariete no se amilanó y transformó el penalti. Corría el minuto 24 y el marcador era ya 0-1 y la historia a continuación es ya conocida. Por debajo en el marcador, el Real Valladolid se desplomó, bajó los brazos y dejó jugar a placer al Levante. El 0-2 parecía cuestión de tiempo.

En el minuto 38, Postigo aumentó la ventaja para el líder. El jugador se sacó un disparo que pretendía ser un centro y que despistó por completo a un Pau Torres que no tuvo el día.

Lo mejor que le podía pasar al Real Valladolid era que llegara el descanso para que cesara el acoso del Levante. La afición despidió con una sonora pitada a los de Paco Herrera, que salió a la segunda mitad con mucho más entusiasmo y asedió el área visitante, pero sin acierto, para variar.

La reacción blanquivioleta duró no mucho más que en la primera mitad. En cuanto el Levante se pudo zafar de la presión, tan solo esperó atrás y se dedicó a aprovecharse de los errores de la zaga pucelana. El juego que mejor sabe hacer y que más resultados le da al cuadro granota: esperar a atrás y matar a la contra.

Así mató el partido el equipo de Muñiz, en dos contras hizo el 0-3 y el 0-4. Morales, recién salido al campo, se aprovechó de la defensa adelantada del Valladolid y solo delante de Pau Torres batió con una sutil vaselina al meta para poner tercer gol al casillero de los granota. Cuatro minutos después, Jason lograba entrar por la derecha hasta dentro del área para hacer el definitivo 0-4.

La afición no aguantaba más y comenzó a abandonar el campo después de ver como su equipo era zarandeado en su estadio. El Real Valladolid parece haber perdido de nuevo el rumbo y como no enderece la situación ya el resto de la temporada puede hacerse muy larga.