Real Valladolid

real valladolid

Las peñas no aflojan en el tramo final

Aficionados del Real Valladolid, durante el último partido ante el Córdoba
Aficionados del Real Valladolid, durante el último partido ante el Córdoba / Alberto Mingueza
  • La Grada de Animación sigue fiel a su idea de animar al Real Valladolid «pase lo que pase»

Las esperanzas del Real Valladolid por alcanzar el ‘play-off’ pasan por el estadio José Zorrilla, donde se jugarán cinco de los últimos ocho encuentros de la temporada regular. Por eso, la Federación de Peñas y el propio club blanquivioleta empiezan a preparar una serie de iniciativas que incrementen el número de asistentes y el apoyo al equipo en este tramo final de la competición.

«Aún estamos pendientes de determinar el día del peñista. Veremos cuándo se juega ante el Mallorca. Si es el sábado 13 de mayo, festivo en Valladolid, organizaremos un montón de actos con la idea de llenar todo el fondo. En cualquier caso, en todos los partidos seguiremos haciendo algún tifo, mosaicos y diversos actos de animación», apunta José Antonio Pérez, el presidente de la Federación de Peñas blanquivioleta. Mientras, en el Real Valladolid, el presidente Carlos Suárez ya dispone encima de su mesa de una propuesta elaborada por el director general Jorge Santiago con diferentes promociones.

«Nuestras iniciativas siempre están orientadas hacia los niños o hacia los propios abonados. Es el abonado el que decide si compra o no las entradas bonificadas. Nunca se han regalado entradas para público no abonado. Ya tenemos algunas ideas, pero todavía no hemos decidido cómo lo haremos esta vez», expone Santiago.

La cifra de espectadores ante el Córdoba del pasado domingo al mediodía marcó el segundo registro más flojo de la temporada (6.690, solo empeorado por las 5.571 personas que acudieron a Zorrilla el día de Reyes ante el Reus a las cuatro de la tarde, en otro horario infame de LaLiga). «El último partido coincidía con una procesión como la de la Borriquilla, que es tradicional en Valladolid. Pero los que somos fieles, vamos al estadio. Siempre digo que esta es la ciudad de las excusas y hay gente que siempre encuentra una razón para no ir», subraya José Antonio Pérez.

Al margen del intempestivo horario ante el Córdoba, la afluencia a Zorrilla marca una tendencia declinante en los últimos partidos: 8.899 personas acudieron al choque ante el Lugo del domingo 26 de febrero (1-1), 8.563 estuvieron en la debacle frente al Levante del sábado 11 de marzo (0-4) y 7.289 presenciaron el fiasco con el Nàstic (1-2) del sábado 25 de marzo.

«Queda claro que acude más gente cuando el equipo está mejor. Y viceversa», recuerda Jorge Santiago.

La Grada de Animación que ha propulsado la Federación de Peñas esta campaña con la colaboración del Real Valladolid sirve como apoyo constante a los jugadores, incluso en los momentos más críticos. La consigna es clara:animar «pase lo que pase». Por eso, cuando en otras zonas del estadio comienza la silbatina, los peñistas congregados en la zona mantienen los ánimos.

«No hemos pitado en toda la temporada», recuerda José Antonio Pérez. «Yo se lo digo a la gente de la grada: puede que haya seis mil que piten en algunos momentos, pero nosotros no lo haremos. Ya habrá tiempo de quejarse cuando acabe el partido o la temporada. Pero, durante los encuentros, solo pensamos en una cosa: animar. Esto no es lo del año pasado, cuando había que recriminar la actitud de muchos jugadores. Ahora, si no se gana, es por mala suerte o porque no hay más. Reconozco que a veces resulta difícil, como el día del Nàstic, cuando íbamos perdiendo y costaba controlar a la gente. Ante el Levante, cuando quedaban diez minutos, muchos querían protestar. Los organizadores les dijimos: hay dos opciones, irse o animar. Hubo gente que decidió marcharse y ya está. Nosotros estamos para apoyar al equipo y lo haremos hasta la última oportunidad», añade el presidente de las peñas.

Jorge Santiago se muestra «contentísimo» con el ambiente que se vive en la Grada de Animación y busca más implicación de los aficionados en sus ánimos hacia los jugadores. «Yo creo que, más que necesitar mucho público, necesitamos público que apoye al equipo. Hay estadios como el del Girona al que acude mucha menos gente que aquí y van segundos en la clasificación. Al final, se trata de que haya animación y eso ha mejorado mucho esta temporada. ¿Sería bueno que hicieran lo mismo los siete mil, ocho mil o nueve mil restantes? Pues sí, pero eso tampoco ha pasado cuando venían 19.000», apunta Santiago.

La hinchada del Real Valladolid tiene el sambenito de ser hipercrítica con el equipo, pero José Antonio Pérez desmonta el tópico. «Vamos a otros campos y creo que somos de las mejores aficiones. El otro día, en el Betis-Villarreal, la gente estuvo 15 minutos pitando a los jugadores. Yse trata de un equipo de Primera que está casi salvado... Aquí lo que hemos escuchado han sido cuatro silbidos. El año pasado casi no se oyó un solo grito. En otra ciudad, se habrían comido a los jugadores. La única queja que puede haber es que somos pocos, vale. Pero, después de los últimos años, que seamos ahora 11.000 abonados casi ni nos los creemos...»