Real Valladolid

REAL VALLADOLID

Moyano pide «dejar de lado situaciones individuales que no benefician al grupo»

Moyano pide «dejar de lado situaciones individuales que no benefician al grupo»
/ Ricardo Ordóñez
  • El lateral dice que «ha acabado el tiempo de hablar y es hora de actuar»

Javi Moyano ve al vestuario del Real Valladolid «dolido, fastidiado, con rabia y decepción» tras el escandaloso 6-2 recibido el pasado domingo frente al Sevilla Atlético. El lateral derecho, uno de los capitanes, considera que el equipo no puede «mirar más allá del partido del sábado». «Se debe notar la necesidad y lo dolorido que acabamos tras la derrota del domingo. Hubo situaciones tensas dentro del vestuario, pero pueden arreglarse este sábado».

Moyano explica que esa «tensión» siguió en la reunión con el presidente Carlos Suárez. «El presidente es una persona impulsiva y nosotros también lo somos. Dentro de esa tensión, podemos decir que todo fue positivo. Salieron cosas a la luz que era necesario que salieran. Como plantilla, dimos un paso al frente y el presidente hizo lo propio. Es difícil pedir algo ahora a la afición, después de lo que han vivido, pero todos queremos el mismo objetivo y necesitamos apoyo».

Javi Moyano explica que uno de los asuntos que se tocaron en la reunión fue la necesidad de funcionar como un grupo y eliminar la idea de los lucimientos personales. «Hay que dejar de lado las situaciones individuales que no benefician en nada al grupo y a nuestros objetivos. Cumplas contrato, estés cedido, tengas cinco años más... todos salimos beneficiados o perjudicados de esta situación. Yo lo viví el año pasado, con compañeros que ahora están sin equipo o en equipos inferiores. Esas situaciones no benefician en nada. Por ejemplo, si perdemos 6-2 y Raúl de Tomás marca dos goles, él tampoco sale beneficiado de ese partido. El que dé diez o quince asistencias tampoco va a salir beneficiado en estas situaciones. Debemos pensar en el objetivo común, no en el individual de cada uno».

El lateral derecho considera que «se ha acabado el tiempo de hablar y de poner paños calientes, y es el momento de actuar». «Ha llegado el momento de los hombres y de dar la cara. El partido del sábado será un partido de hombres. Puede ser que el aficionado, que está en todo su derecho, en algún momento muestre su descontento. Nosotros debemos agachar la cabeza, correr más de lo que lo estemos haciendo y no pensar que los culpables están fuera, sino que la culpa la tenemos los de dentro y somos nosotros los que tenemos que arreglarla».