Real Valladolid

«Perder es un lujo que no podemos permitirnos»

De Tomás, flanqueado por Javi Guerra y Manucho, los otros dos delanteros con pasado pucelano del Rayo Valalecano./IÑAKI BILBAO
De Tomás, flanqueado por Javi Guerra y Manucho, los otros dos delanteros con pasado pucelano del Rayo Valalecano. / IÑAKI BILBAO

Raúl de Tomás, máximo goleador del Rayo, que ha igualado los tantos marcados en Valladolid en la mitad de partidos, asegura que ni siquiera el Huesca puede confiarse

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOMadrid

En solo 19 partidos suma 14 goles, los mismos que le convirtieron el año pasado en máximo realizador del Real Valladolid en los 36 encuentros que disputó a las órdenes de Paco Herrera. Su proyección corre paralela a la de su equipo, un Rayo que ya es segundo clasificado –puesto de ascenso directo a Primera– coincidiendo con un ‘sprint’ goleador del delantero madrileño de origen dominicano. Raúl de Tomás, que suma dos ‘hat-trick’ en las últimas cinco jornadas (marcó 3 de los 5 goles del Rayo al Lorca y los 3 que le dieron el ajustado triunfo ante la Cultural) tiene un sentimiento de culpa cuando se le recuerda su pasado pucelano. No espera a que le pregunten por su compromiso de no dejar el Real Valladolid si no era para aterrizar en un Primera. Finalmente, lo hizo en el Rayo «el mejor Segunda», según su criterio. Yreitera que espera que algunos acepten sus disculpas. El problema para un Real Valladolid que recibe el domingo al Rayo de Raúl de Tomás, con permiso de Míchel, es que el expucelano, encadena una racha muy efectiva como goleador. A los dos tripletes citados suma uno de los tres goles con los que el Rayo ganó la semana pasada al líder, el Huesca, y uno de los que marcó al Sevilla, hace tres jornadas. Dice, además, que todavía reconoce a algunos de los encargados de marcarle en Zorrilla –Calero o Moyano– y su motivación goleadora se ve espoleada por la convicción de que ningún aspirante a primera puede permitirse un solo fallo a estas alturas de la temporada. Además, tiene pendiente cerrar un balance –en lo personal y colectivo, insiste–, que le permita presentarse con garantías ante el Real Madrid, el club que tiene sus derechos, cuando termine la competición. Allí se decidirá su futuro, sugiere, aunque insiste en que su objetivo inmediato es conseguir el ascenso a Primera con el Rayo.

–Ha habido much0s cambios pero tiene reciente su experiencia en Zorrilla. ¿Sabe quién le va a marcar el domingo?

–Imagino que será Kiko Olivas, al que no conozco, y Calero, al que conozco porque subía con nosotros a entrenar a menudo y más o menos sé cómo juega. Personalmente no le conozco mucho porque apenas teníamos relación, pero sé cómo se desenvuelve en el campo, que es lo importante.

–También podría estar Javi Moyano.

–Sí claro, Javi. Pero este año no sé si juega por la derecha o la izquierda.

–¿Qué recibimiento espera en Zorrilla?

–Imagino que el que recibí en Vallecas. Creo que no ha cambiado nada. Yo ya he pedido disculpas en alguna entrevista previa y hay gente que las habrá aceptado y otras que no. Es verdad que yo dije una cosa que no cumplí [«no me iré del Valladolid si no es a un equipo de Primera»] y puede haber gente que se sienta engañada, si es esa la palabra. Si di mi palabra me tengo que atener a las consecuencias. Pero luego hubo motivos para venir a Vallecas, quería estar aquí y tomé esa decisión. Se que dejé buen recuerdo en Zorrilla y hay gente que me apoyará y otros a los que no les importará nada lo que di por el Real Valladolid y me pitarán.

–¿Dónde ve su futuro, a corto plazo?

–A corto, aquí. Mi primer objetivo es subir a Primera con el Rayo y cuando acabe la temporada tendré que volver al Madrid. Hablaré con ellos y tomaremos una decisión.

–¿Sigue considerando que Madrid es su casa?

–Siempre me he encontrado bien donde he jugado. En Valladolid y, antes, en Córdoba, pero Madrid es diferente. Tengo los amigos, la familia y el Rayo es un club en el que quería estar y ver los partidos de pequeño. Además, creo que es el mejor de Segunda División.

–¿Y podría ser su equipo en Primera?

–Eso espero. No será de los más fuertes, porque seríamos unos recién ascendidos, pero creo que es un equipo que merece estar en Primera.

–A su edad y con su proyección, todo indica que tendrá posibilidad de elegir. ¿Entiende que está en una buena posición?

–Por un lado, es una buena posición. Por otro, siempre está la inquietud de saber dónde estarás el próximo año, pero prefiero que acabe la temporada, con un buen balance tanto en lo individual como en lo colectivo y cuando acabe el año, mi representante, que es el que trabaja por mis intereses, me orientará para ver lo que pasa.

–Con la actual racha (dos ‘hat-trick’ en las últimas cinco jornadas), ¿se pone algún límite?

–En cada partido intento hacer gol; es mi trabajo, pero no me pongo ninguna cifra. Si son 20, bien; si son 16, pues 16.

–No son solo goles, sino expectativas de futuro. De seguir así, podría estar donde quisiera, ¿no cree?

–Sí, puedes pensar eso, pero al final, el delantero vive del gol y yo cuantos más goles haga, más opciones tendré a finales de temporada, no solamente con respecto a los equipos sino de otras cosas. Lo más importante para mí es hacer goles y que el equipo suba a Primera. Después, se verá.

–Ha disputado únicamente 19 partidos. ¿Ha tenido algún problema importante? ¿En ese caso le ha quedadoalguna secuela?

–Estuve cuatro jornadas lesionado;una por fiebre y tres por dolores en la rodilla y el tobillo. Pero no me dejaron secuelas. Estoy al cien por cien. Al principio, es cierto, no pude jugar porque no tenía equipo; llegué tarde. [Raúl de Tomás se incorporó a la competición con el Rayo Vallecano en la sexta jornada, frente al Sevilla Atlético].

–Presuntamente será titular indiscutible en Zorrilla.

–No lo sé. Eso nuca se sabe. Si dijese que iba a jugar, además, estaría faltándole el respeto a algún compañero que está entrenando como yo. El míster será quien tome la decisión.

–Es un delantero nato. ¿Dónde le gusta jugar?

–No. No soy un delantero nato. Me gusta jugar de delantero centro, pero no como muchos delanteros, que al final se dedican a fijar a los centrales e intentan hacer jugar al equipo. A mí me gusta moverme por muchas zonas del campo y, sobre todo, hacer goles, que es lo que llevo haciendo desde pequeño.

–¿Y se lo permite, se lo facilita el entrenador?

–Sí. Michel es un entrenador que conoce mis capacidades; sabe que no soy un jugador que solo quiere estar de referencia y me da libertad en ese sentido.

–La trayectoria del Rayo es muy buena en la última fase. ¿Cree que tiene un colchón suficiente para permitirse empatar o perder algunos partidos sin dejar de aspirar al ascenso?

–Creo que no solamente nosotros no tenemos colchón suficiente; ni el Huesca lo tiene para fiarse. Está a cinco puntos. No hay ningún aspirante que pueda permitirse el lujo de perder y nosotros, menos. Somos los segundos y nuestra obligación es ganar.

–Sus g0les indican por dónde va su progresión. ¿Se siente confiado, a pesar de la competencia que tiene en el vestuario?

–Sí claro. Incluso si tuviera a Cristiano o a gente de esa talla, al final tienes que competir. Uno no tiene que asustarse por el nombre de los que tienes al lado. Tienes que competir con los compañeros que tengas, sean quienes sean.

–¿Qué prioridad tiene para usted el asunto económico en su profesión?

–En mi orden de prioridades, primero está el club. Luego, mi familia cerca de mí. Lo del dinero creo que es secundario, porque con la edad que tengo... ufff. Sinceramente podría estar ganando muchísimo más dinero del que gano ahora pero el dinero no determina mi manera de afrontar mi vida deportiva. Pienso que mi proyección deportiva es más importante que el dinero. Lo digo de verdad.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos