Práctico

Dicen que al fútbol solo se divierten los que ganan, pero al articulista la victoria ante el Reus no le pareció divertida

Práctico
Eloy de la Pisa
ELOY DE LA PISA

Es el eterno dilema del fútbol, la constante dialéctica entre el juego y el resultado. ¿Vamos a por los puntos de la manera que sea o vamos a por ellos con un estilo? Es la pregunta que jamás se contestará por la sencilla razón de que se responda lo que se responda, se acertará. Al fútbol se juega para ganar, en opinión de la mayoría. Oye, si lo haces bonito, preciosista y estéticamente impecable, mejor que mejor. Pero al balompié, como a todos los deportes, se divierte el que gana. O al menos es dicen muchos que deben ser mayoría.

El caso es que el Real Valladolid ha cambiado su manera de jugar. Ya no es preciosista, ya no arriesga, ya no marca tantos goles. No. Ahora su objetivo es dejar la portería a cero en el convencimiento de que ese sñor de apellido Mata y de nombre Jaime pondrá alguna pelota dentro del cajón. Y si no es él, será Plano, o Míchel o Toni Martínez. Da igual. El objetivo es que Masip no recoja nada de su baúl particular.

Vale. Es lo que pedíamos hace unas semanas. Había que parar la sangría de goles encajados. Y parece que se ha logrado. Mis felicitaciones al entrenador y a los jugadores.

Eso sí, yo no me divierto ganando de esta manera lo reconozco. Aunque no pasáramos muchos apuros, me da rabia ver al Valladolid acogotado por un equipo sin pegada. No me gusta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos