De primera, socio

El ascenso lo han logrado los jugadores y los técnicos, pero sin una ciudad y una estructura detrás habría sido imposible

De primera, socio
G. Villamil
JAVIER YEPES

Alé, alé, alé Pucela, alé, alé... el grito convocó al estadio y éste llamo al grupo.

El equipó salió y calentó en medio de un ambiente impresionante y se volvió al vestuario entre gritos de ánimo y de júbilo. Cinco minutos después ya estaban ambos equipos en el tunel comandados por el cuarteto arbitral y sonaba la música del himno antiguo.

A capella la gente entonó el cántico y aquello ya no se pudo aguantar. Un estadio lleno a reventar de espiritu pucelano, con la honrosísima excepción de los seguidores sorianos, un diez para todos ellos y para ese querido club, estalló en los gritos de ánimo que iniciaba y provocaba la grada de animación joven del fondo sur.

Y aquí quiero detenerme, al tiempo que hago hincapié en el formidable comportamiento de ese grupo ¡a lo largo de toda la temporada! ¡Que se dice fácil...!

Ahora que todos somos pucelanos hasta la médula y que nos deslizamos emocionados por las aguas del Pisuerga subidos in mente a 'La Leyenda', me vienen a la memoria estos chavales, auténtico paradigma del apoyo incondicional a nuestro equipo, cuarenta y seis jornadas después de haber comenzado la temporada.

Del mismo modo que el éxito del «25.000Pucela», paradigmático de un eslogan que empezó siendo XII y ha acabado... como tenía que acabar, con un campo abarrotado por la llamada del equipo y los precios, y dejando clarito que el mejor lema es la clasificación y que la mejor imagen es la que da el triunfo.

Y hablando de imagen y comunicación, no puedo silenciar algo que ha roto la estampa secular de un club triste que solo se comunicaba con los socios para hacer caja en la pretemporada al iniciar la campaña de captación. Hoy en día Mario Miguel comanda un equipo de gente joven y tremendamente preparada en el que Carlos Zalama, Leticia Sánchez y Marina Lafita nos han dejado ver a través de sus trabajos en las redes sociales y en los videos e imagenes promocionales, que el Pucela tiene otra cara mas dinámica, más moderna y más al uso de lo que ahora se lleva. Y como lo que no se publicita es como si no se hubiese hecho, pues ahí queda su mérito.

De igual manera que ya cumple hora de rendir tributo de reconocimiento al cuerpo técnico como gestor claro del tremendo éxito.

No seríamos justos si nos olvidásemos de Luis César Sampedro porque con sus puntos más los de Sergio se consiguió entrar en la fase de ascenso.

Sin embargo, Sergio González, 'el entrenador tranquilo', es el nombre propio que acompañará en la historia a este ascenso tan ilusionante por complicado.

Junto a su cuerpo técnico y el cuadro médico y recuperador con la figura de Raúl Zarzuela, como readaptador de los futbolistas lesionados, han realizado un trabajo excepcional que ha dejado sus frutos en el césped y en las oficinas. Lo de la cantera.. lo dejo. ¡Otro día!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos