Real Valladolid B

El Promesas esprinta hacia la permanencia

Miguel Rivera, durante un entrenamiento con el Promesas. /RICARDO OTAZO
Miguel Rivera, durante un entrenamiento con el Promesas. / RICARDO OTAZO

El filial del Pucela olvida sus trece jornadas de farolillo rojo y busca seguridad ante el Guijuelo

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

Cayó en picado desde la primera jornada, en la que un empate en los Anexos preludió cuatro derrotas consecutivas de un equipo totalmente renovado, que solo necesitó cuatro partidos para hundirse en la última posición. La racha y el farolillo rojo le costaron el puesto a Carlos Pérez Salvachúa, entrenador madrileño que pagó el pato de un experimento que no funcionaba.

En la sexta jornada, con Miguel Rivera en el banquillo, un entrenador con carácter, otro empate pareció enmendar la deriva de un filial abocado al descenso. Con altibajos y una lenta pero persistente renovación del vestuario, el Real Valladolid B cogió nuevo impulso, a pesar de que durante trece jornadas ocupó el último puesto de la clasificación, con la vitola de desahuciado. Una nueva vuelta al vestuario en el mes de febrero acabó con la mala racha.

Diez Jornadas sin perder

Desde el mes de febrero, el filial del Real Valladolid no conoce la derrota. Son diez jornadas consecutivas puntuando (incluida la aplzada ante el Majadahonda) que le han permitido dejar los puestos de descenso, aunque su posición es de tal fragilidad que necesita un nuevo impulso para alejarse definitivamente del peligro de perder la categoría. Un impulso que parece posible, por cuanto el equipo que dirige Rivera nada tiene que ver con el que comenzó el campeonato. Al contrario que el primer equipo, los de Rivera ya han encadenado tres victorias consecutivas y suma los últimos cinco con la portería a cero, parámetros que dicen mucho de la reconversión que ha sufrido el equipo. Porque, además de la seguridad defensiva, el ataque del filial es mucho más eficiente. En las últimas cinco jornadas ha sumado ocho goles, que hacen olvidar, también, las primeras victorias por la mínima. De hecho, el primer encuentro que ganó el Promesas esta temporada, tuvo por escenario los Anexos y se saldó con una victoria por la mínima frente al Cereceda. Y el gol lo marcó ¡David Soto! en propia puerta, al hacer una cesión a su portero, Magu, que no estaba bajo los palos.

Apoyo invernal

El cambio de tendencia solamente apuntado con el cambio de entrenador, en la jornada sexta, se materializó en los partidos finales de la primera vuelta y se consolidó en los primeros compases de la segunda, coincidiendo con una profunda renovación del vestuario.

Porte, Rubén, Tanis y Mito dejaron el vestuario pucelano, en el último caso como cedido, mientras que empezaron a llegar refuerzos que empezaron a dar resultado desde los primeros partidos.

A principios de año llegaron el extremo argentino Boselli, el portero Dennis, el lateral izquierdo Moi y el extremo Domínguez. Un derbi para afianzarse

El Real Valladolid B tiene una cita este sábado, a partir de las 17:00 horas, con otro equipo de la región: el Guijuelo, que si bien tiene un balance ligeramente más positivo en Liga, lucha también por alejarse del descenso. Con 39 puntos –tres más que el filial pucelano– el equipo salmantino ya venció en la primera vuelta a los pucelanos por 2-1. Los de Miguel Rivera tienen la ocasión de prolongar su racha victoriosa para afianzarse en puestos seguros tras el derbi.

El filial pucelano tiene para finalizar otros cinco compromisos relativamente asequibles en función de su situación actual en la clasificación.

En la próxima jornada visitará al Sanse, en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes, equipo que ocupa la 8ª posición, con 48 puntos. Pontevedra (16º), Ferrol (18º (Segoviana (19ª)y Real Madrid Castilla (11º) son los últimos rivales de un filial pucelano que tiene serias posibilidades de conservar la categoría, a pesar de su mala temporada.

Con 5 victorias, 6 empates y solo 2 derrotas en la segunda vuelta, los números del Real Valladolid en la segunda vuelta son muy meritorios, con un balance de 21 puntos en 13 encuentros. El Promesas es el quinto mejor conjunto del grupo en el segundo parcial del campeonato y una victoria el sábado en el derbi regional ante el Guijuelo podría afianzarle fuera de los puestos de peligro, en la mejor posición de toda la temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos