Real Valladolid B

El Promesas gana su primer partido a domicilio y sentencia al Cerceda.

Dopmínguez, en un partido anterior en los Anexos, abrió el marcador en O Roxo. /Rodrigo Jiménez
Dopmínguez, en un partido anterior en los Anexos, abrió el marcador en O Roxo. / Rodrigo Jiménez

Domínguez abrió el camino de la victoria, que secundó Luis Suárez con dos tantos

OPTACerceda (A Coruña)

En O Roxo llegó la primera victoria a domicilio para el Valladolid B, que acumula seis partidos sin perder, los dos últimos saldados con sendas victorias que, a falta de lo que suceda en el resto de la jornada, dejan a filial albivioleta a dos puntos de la salvación. Antonio Domínguez abrió el camino del triunfo en el primer tiempo, que certificó Luis Suárez con dos goles postreros que condenan, si no lo estaba ya al Cerceda, que acabó con nueve hombres, al descenso.

0 Cerceda

Ángel Díez; Oriol Dot (Carlos, min. 46), Agulló, Soto, Juanmi; Axel, Kike, Torrejón, Youssef (Luariz, min. 80); Hugo Rama (David Suárez, min. 46) y Pedrosa.

3 Real Valladolid B

Dennis; Apa, Carrascal, Sali, Moisés (Becerra, min. 86); Miguel Mari; Antonio Domínguez, Raúl Navarro, Javi Pérez (Corral, min. 79), Samanes (Mayoral, min. 68); y Luis Suárez

árbitro
Gálvez Rascón (Comité madrileño). Expulsó por doble amonestación a los jugadores locales Pedrosa (min. 57) y Kike (min. 78). Enseñó tarjeta amarilla a Soto y Torrejón por el Cerceda y a Dennis, Samanes y Miguel Rivera -entrenador- por el Valladolid B.
goles
0-1 Antonio Domínguez (min. 29). 0-2 Luis Suárez (min. 84). 0-3 Luis Suárez (min. 86).
incidencias
O Roxo. 250 espectadores.

Se enfrentaban los dos equipos más goleados de la categoría, pero ambos arrancaron con clara vocación ofensiva, aunque tras el primer tanto de Antonio Domínguez de falta directa, el cuadro pucelano llevó más la iniciativa, marcó dos más en la segunda parte y apenas sufrió tras ver que el rival se quedaba en inferioridad numérica tras las expulsiones de Kike y Pedrosa.

Durante la primera mitad ambos equipos plantearon estrategias ofensivas. Empezó bien el filial del Valladolid, osado y rápido. Trató de ser valiente y plantó cuatro hombres en la retaguardia en lugar de su conservadora línea de cinco. Enfrente, el Cerceda pecaba de falta de concentración, incapaz de crear automatismos que sincronizaran acción, toque y talento. Tal vez por ello, el plan no salía según lo previsto para nadie. La intensidad conquistaba el centro del campo, pero las ocasiones solo llegaban a balón parado. Y de este modo, el conjunto blanquivioleta se adelantó en el marcador. Cerca de la media hora, una falta próxima al área local de Torrejón a Samanes sirvió para que Antonio Domínguez batiera a Ángel Díez por su escuadra izquierda. Después, lejos de sentirse amedrentado, el colectivo de Josito Fuentes estiró líneas y fabricó su mejor oportunidad. Un remate de Pedrosa, a centro raso de Axel, que se estrelló en la cepa del palo izquierdo.

Tras el refrigerio comenzó un baile nuevo en O Roxo. El cuadro local se mostraba más veloz y atento en las transiciones. Sin embargo, la mejora se truncó con otro revés cuando más igualado estaba el encuentro. Si antes había sido el inesperado gol visitante, el mazazo esta vez fue una expulsión. Un codazo de Pedrosa a Antonio Domínguez supuso la segunda tarjeta amarilla para el delantero local. Después también Kike se fue a los vestuarios antes de tiempo por doble amonestación.

Acumuló hombres por el centro el Cerceda, mientras que el conjunto pucelano se dedicó a esperar el error del contrario y a esperar la creación de espacios para jugar a la contra. Así, Luis Suárez, en cabalgada, se plantó delante de Ángel Díez al que no logró burlar. Pero se redimió de su error por partida doble. A falta de seis minutos para la conclusión, desde la frontal del área grande, a centro de Mayoral desde la banda derecha, resolvió con la pierna derecha. Dos minutos más tarde, aprovechó un pase filtrado para sentenciar la victoria albivioleta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos