Segunda División B

El Promesas gana un punto en Vigo

Antonio Domínguez, en una partido anterior. /Rodrigo Jiménez
Antonio Domínguez, en una partido anterior. / Rodrigo Jiménez

Antonio Domínguez falló un penalti que un rival acabó llevando a las redes

M. FERREIRO/OPTA Vigo

Rápido y Valladolid B repitieron el mismo resultado de la primera vuelta y firmaron un empate que supo a poco a ambos equipos. A los locales, que llevan once jornadas sin perder, porque se medían al peor visitante de la liga, que aún no ha ganado fuera y llegaba con un pobre bagaje de 4 puntos conquistados a domicilio, y porque fue superior cuando jugaron once contra once. Para el filial vallisoletano, muy necesitado de sumar para intentar salir de los puestos de descenso, fue dejar pasar una oportunidad de oro para romper su dinámica de tres empates consecutivos y estrenar su casillero de victorias fuera de casa tras jugar en superioridad numérica desde el minuto 72.

1 Rápido Bouzas

Brais; Adrián, Cristian, Trigueros, Cotilla; Deivid, Caballero, Óscar Sielva, Diz (Colo, min. 74); Carlos Pereira (Ismael, min. 62) y Kaxe (Pedro García, min. 86).

1 Valladolid B

Dennis; Apa (Alvarado, min. 90), Mario, Sali, Moisés; Raúl Navarro, Miguel Mari (Carrascal, min. 80); Dani Vega, Antonio Domínguez, Javi Pérez (Samanes, min. 74); y Luis Suárez.

Goles:
1-0 Kaxe (min. 50). 1-1 Caballero, en propia meta (min. 56).
áRBITRO:
Ruiz Álvarez (Comité asturiano). Expulsó con tarjeta roja directa a Cristian (min. 72). Mostró cartulina amarilla a los jugadores locales Óscar Sielva, Diz y Cristian y al visitante Miguel Mari
iNCIDENCIAS:
Baltasar Pujales. 200 espectadores.

La primera ocasión clara llegó en una buena acción de Deivid por la derecha que se asoció con Diz en la frontal del área. La ruleta del jugador vigués le dejó solo ante Dennis, aunque, algo desequilibrado, remató fuera. El propio Deivid, superado el ecuador del primer acto, cabeceó en el primer palo una falta lateral botada por Óscar Sielva que se perdió a la derecha de la portería del equipo pucelano.

El conjunto de Miguel Rivera, que había reclamado un penalti por una carga de Cristian sobre Moisés que no pareció punible, era incapaz de superar, con el juego de toque, la férrea presión del equipo vigués, que mantuvo alejado el peligro de su área. Alternó el filial blanquivioleta el juego asociativo con el fútbol directo, aunque sin resultados positivos para generar ocasiones ante la meta defendida por Brais.

Al poco de reanudarse el partido, tras un primer acto de pocas alegrías ofensivas, llegó el 1-0. Kaxe recibió un balón de espaldas a la portería, cerca del límite del área grande, cedido por Óscar Sielva de cabeza. Se acomodó la pelota y, para sorpresa de todos, remató con fuerza a la media vuelta, lejos del alcance de Dennis.

Reaccionó pronto el conjunto albivioleta, encorajinado tras encajar el gol, y Kaxe fue protagonista poco después en su propia área en la jugada que provocó el 1-1. En una falta lateral, con centro de Moisés desde la izquierda, el colegiado, a instancias de su asistente, pitó penalti del atacante vasco sobre el central Sali por un empujón riguroso. Antonio Domínguez lanzó la pena máxima, que despejó Brais con los pies. En la carrera por recoger el balón, Caballero se anticipó al lanzador pero la pelota le golpeó y acabó en el fondo de las mallas.

Volvió a replegarse en exceso el Valladolid B ante un rival que consiguió meterlo en su área explotando sus bazas en los saques de banda y ganando los balones divididos. Pero la expulsión de Cristian, que vio la tarjeta roja directa tras protestar una decisión del colegiado, animó a los pupilos de Miguel Rivera a estirarse y buscar su primera victoria a domicilio.

El técnico del filial vallisoletano dio entrada a Samanes y pasó a llevar la iniciativa en el juego. Sali remató de tijereta un balón que se marchó a la derecha de Brais y Antonio Domínguez chutó alto en las dos llegadas más reseñables de la escuadra pucelana, aunque sin inquietar a Brais.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos