Real Valladolid B

El Promesas recupera un punto frente al Toledo de Onésimo

Porto protege el balón ante un adversario. RODRIGO/ JIMÉNEZ
Porto protege el balón ante un adversario. RODRIGO / JIMÉNEZ

Un afortunado golazo de Javi Pérez en la segunda parte iguala un encuentro en el que las dudas de Guille pusieron por delante al Toledo

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladlid

No acaba de salir del pozo, pero el Promesas todavía atisba los puestos de la permanencia. Ayer, frente al Toledo que dirige el vallisoletano y expucelano Onésimo Sánchez, rescató un punto a los diez minutos de la segunda parte, merced a un sorprendente disparo de Javi Pérez desde fuera del área que golpeó el larguero y después la espalda de Jon Ander, antes de entrar en la portería.

1 Real Valladolid B

Guille, Raúl, Corral (Velázquez, m.80), Rubén (Alvarado, m. 46), Porto, Mario, D. Vega (Becerra, m.73), Javi Pérez, Luis Suárez, Miguel, Samanes.

1 CD Toledo

Jon Ander, Expósito, Tomás Sánchez, Jon Echaide Sola, Toño Vázquez, Israel Castro, Sergio García (De Lerma, m.60), Carlos Alberto (Carlos Esteve, m. 80), Héctor Figueroa, Jorge Orti (Álvaro Antón, m. 74), Alberto Castaño.

goles
1-0, minuto 41: Héctor Figueroa, 1-1, minuto 51: Javi Pérez.
Árbitro
Del Río Lozano (C.T. Extremeño), auxiliado en las bandas por Gómez Landero y Galayo Castro. Amonestó a los locales Luis Suárez y Miguel y a los visitantes Toño Vázquez, Carlos Alberto y Álvaro Antón.
Incidencias
Unos trescientos aficionados en las gradas de los Anexos, entre los que se encontraba un nutrido grupo de ruidosos aficionados del Toledo. Poco después del minuto 80, Corral, que recibió una brutal entrada del portero visitante Jon Ander, tuvo que abandonar el terreno de juego en camilla y fue ingresado en el hospital Campo Grande para someterse a los análisis pertinentes por un traumatismo craneoencefálico que requiriió también varios puntos de sutura

El Real Valladolid comenzó mandando y, a los cinco minutos Miguel envió el balón al fondo de la red tras una asistencia de Luis Suárez, en una jugada anulada por fuera de juego. Diez minutos más tarde, otra vez Miguel, en esta ocasión como asistente fue protagonista. Tras una buena jugada por la derecha puso un balón, acaso muy fuerte, en la cabeza de Mario, que remató fuera.

Los de Miguel Rivera parecían determinados a sumar su segunda victoria de la temporada frente a los de Onésimo, pero fue un 'ex' del promesas, ahora en las filas del Toledo, el que bajó las ínfulas de los locales. Sergio García no empalmó por centímetros una asistencia al área. El partido transcurría sin demasiado juego, cuando un lío en el área local, donde se acumulaban los defensores, anunció el primer gol. El Promesas estaba perdiendo el dominio y en el minuto 41, Héctor Figueroa, un futbolista que sabe lo que es jugar en Primera, alcanzó a la carrera una asistencia al área de Guille. El portero local dudó y permitió que Figueroa rematara al fondo de su portería.

El primer tiempo terminó con la sensación de que el Promesas se hundía más en la clasificación, si ello fuera posible, porque cuando empezó el partido era último, penúltimo provisional tras el empate.

Javi Pérez, el disparo

El Promesas retomó en la segunda parte la reacción interrumpida por el descanso y, fruto de su empuje llegó el empate. Javi Pérez, fuera del área, empalmó un balón que golpeó en el larguero antes de hacerlo en la espalda de Jon Ander y entrar en la portería. Golazo afortunado que igualó de forma definitiva el encuentro. Antes, una jugada iniciado por Samanes había llegado a las botas de Miguel que ofreció un disparo franco de marcaje a Samanes. El balón se fue al cielo, pero el Promesas volvía a enviar buenas vibraciones.

Incluso Guille redimió su error en la primera parte con una estirada que abortó un disparo raso y bien orientado de Orti. Al final llegó el enredo. Una escalofriante salida de Jon Ander, que despejó el balón fuera del área con la cabeza derribó a Corral. El jugador vallisoletano cayó al suelo y fue atendido en el campo antes de ser enviado al hospital por un traumatismo craneoencefálico. El árbitro ya no daba una y obvió un claro penalti favorable al Toledo, aunque tampoco estuvo afortunado en el área visitante.

«De todo y nada»

Finalizado el encuentro, Onésimo resumió el encuentro con un lacónico «ha pasado de todo y no se ha visto nada» aludiendo probablemente a la actuación del árbitro. El exjugador del Pucela afirmó que su equipo había hecho más para ganar que los de Rivera. Hizo también referencia al viento, a las dificultades, para su equipo, del tipo de terreno de juego y concluyó que, 'a los puntos' habían sido superiores.

Miguel Rivera, por su parte, confesó estar satisfecho, sobre todo por el trabajo de los jugadores a los que felicitó «porque se rebelan con rabia y trabajo» contra las adversidades. Al final, el entrenador malagueño manifestó su confianza en que el equipo reconducirá su trayectoria en el campeonato.

Fotos

Vídeos