Proyecto y resultados

Reflexiona el autor sobre lo que trae más a cuenta: jugar bien y no ganar, o jugar menos bonito y sumar tres puntos

Míchel dispara ante Mossa en el partiudo del sábado. /G. Villamil
Míchel dispara ante Mossa en el partiudo del sábado. / G. Villamil
TONY POLA

En el fútbol, como en casi todos los aspectos de la vida, hay opiniones para todos los gustos y colores. Los hay resultadistas o que se conforman con ganar y los hay que exigen algo más, a veces incluso demasiado, a su equipo. En Primera División se da la circunstancia de que el Fútbol Club Barcelona, invicto con once partidos ganados, está siendo atacado por practicar un juego poco vistoso. Incluso la España del ‘tiki-taka’ o el mismo Barcelona de Guardiola, fueron acusados de dar demasiados toques antes de penetrar en el área rival. El segundo de Primera, por su parte, comenzó jugando muy bien y ha recuperado a su afición, pero ahora atraviesa una peor racha de juego (que ha coincidido con tres victorias en tres encuentros). Debe ser eso que llaman ‘la suerte del campeón’ o simplemente una dinámica positiva de trabajo, las que hacen que Valencia o Barcelona se hayan acostumbrado a ganar, incluso cuando no brillan. Curiosamente ambos conjuntos se enfrentan esta jornada y más de un aficionado firmaría hoy una victoria de su equipo, aunque fuera jugando ‘mal’.

Y digo ‘mal’ entre comillas porque todo es relativo. De nuestro querido Real Valladolid se ha dicho que practicó muy buen juego en partidos que perdió, como en aquella segunda parte en la primera jornada contra el filial catalán. Por el contrario, en esta jornada con goleada, algunos hablan del peor encuentro del Pucela y de resultado engañoso. Una victoria, en todo caso, que deja al equipo de Sampedro (aún creando algunas dudas, sobre todo en defensa) a tres unidades del ascenso directo.

Y así, con una calmante victoria, vuelven a surgir esas recurrentes preguntas: ¿Resultado o juego? ¿Ascenso rápido o proyecto largo? ¿Cantera o experiencia? Personalmente no creo en las casualidades y la Liga suele ser justa recompensando a los equipos que demuestran regularidad y trabajo. Una victoria esporádica puede tapar carencias, pero la regularidad debe sostenerse con algo más que suerte o efectividad.

El nuevo Pucela liderado por las ideas de José Moro quiere implicar a Valladolid y apostar por la cantera (curiosamente los renovados Anuar y Calero no disputaron ni un minuto esta semana), pero no suele haber proyectos que se sostengan con malos resultados. Ganar no lo es todo, pero vencer o no perder tampoco suelen obedecer exclusivamente a casualidades. Con ideas y trabajo, la 'suerte' suele caer del lado de los campeones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos