El Pucela cae derrotado en dos minutos

El Pucela cae derrotado en dos minutos
A. Mingueza

El debut de Sergio González no deparó novedades

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADO

Como en un dejavu, a pesar de la presencia del nuevo técnico Sergio González, el Real Valladolid recuperó los viejos vicios y encajó un gol en el primer ataque sportinguista. A los dos minutos, cuando aún no estaban calientes los asientos en Zorrilla, un balonazo y carrera de Nano dejó el balón en bandeja a Rubén García para que la empujase en el área pequeña. Nadie podía creer que toda la renovación y activación de la que tanto se habló durante la semana hubiera durado tan poco. El Pucela comenzaba el partido del volver a empezar, ante el líder Sporting, como siempre, es decir con el marcador en contra.

0 Real Valladolid

Masip, Moyano, Kiko Olivas, Calero, Nacho, Luismi (Gianniotas,min. 65), Borja, Míchel, Hervías (Toni Martínez, min. 77), Mata y Óscar Plano.

1 Sporting de Gijón

Mariño, Barba, Alex Pérez, Calavera, Canella, Bergantiños, Sergio Álvarez, Rubén García (Pablo Pérez, min. 74), Isma López Jony, min. 57), Nano Mesa (Nacho Méndez, min. 80) y Carmona.

Marcador:
0-1. Min. 2: Rubén García.
Árbitro:
Cordero Vega (Cántabro). Amonesto a Borja (min. 15), Nacho (min. 48), Moyano (min. 63), Gianniotas (min. 78), Calavera (min. 38), Bergantiños (min. 76).
Incidencias:
14.184 espectadores en Zorrilla, entre ellos más de 3.500 del Sporting.

No puede decirse que se rehizo el Real Valladolid, porque no sabemos cuál iban a ser sus planteamientos, como tampoco los del Sporting, que a buen seguro no se imaginaba un comienzo así. Lo cierto es que el Pucela tomó el mando de las operaciones, con un Sporting agazapado, sin ninguna prisa y sin apenas resquicios. Los de Sergio González, que ciertamente no mostraron nada nuevo bajo el sol, se atascaban ante la zaga asturiana y solo las jugadas a balón parado merecían la ilusión de una afición blanquivioleta que animaba sin un resquicio para la queja pese al marcador.

Hubo que esperar hasta el minuto 26 para ver una acción con un minimo de coherencia del Pucela, con Michel como protagonistas, Nacho centrando y Mata rematando en plancha, si bien un defensor interceptó el disparo con su cabeza. Era lo mejor o lo único que había sucedido hasta ese momento en las filas blanquivioletas y casi en el partido, ya que tampoco el Sporting, pese a alguna amago de aproximación tampoco hizo nada más en la primera media hora.

Galería de fotos

Y fue a partir de esa acción cuando el Pucela comenzó a merodear el área sportinguista con mayor criterio, siempre de las botas de Michel, quizás demasiado solo en esas lides ya que tanto Borja como Luismi parecen estar solo para labores defensivas. Los minutos se consumieron hasta llegar al descanso y solo un susto en una carrera meteórica de Rubén García y un postrer remate de Mata por encima del larguero ambientaron a la grada antes del descanso.

La segunda mitad comenzó con un Sporting perfectamente colocado y un Real Valladolid que no varió ni un ápice su juego de la primera parte. Así, intentaba tener el balón y lo conseguía en defensa, pero era incapaz de llevarlo con un mínimo de garantías más allá de los tres cuartos de campo. Y mientras, el conjunto asturiano, agazapado, perfectamente colocado y sin errores, apenas sufría en defensa.

Tuvo que ser Michel quien animase al personal con un disparo desde dentro del área, que desgraciadamente fue muy centrado y Mariño atrapó sin problemas. Fue la mejor ocasión en estos primeros diez minutos tras el receso. Carmona respondió en la jugada siguiente con un disparo que se marchó fuera por poco. Se necesitaba un revulsivo y Sergio González lo introdujo en el minuto 65 al cambiar a Luismi por Gianniotas, variando el dibujo con Michel Herrero y Borja como pivotes. Y el Real Valladolid comenzó a encerrar en su campo a un Sporting que solo esporádicamente salía de su cueva, aunque ciertamente cada vez que lo hacía helaba la sangre blanquiviolea, como en ese mano a mano que Masip le ganó a Carmona. El Pucela dominaba, tenía el balón, imponía su ritmo, pero era incapaz de generar el suficiente peligro como para que se mascase el gol. Faltaba en el equipo jugadores con mayor capacidad creadora, menos previsibles que los meros centros al área.

Opinión

Sergio González, pasada la media hora, dio entrada a Toni Martínezpara aumentar la capacidad ofensiva en sustitución de un discreto Hervías, sin cambiar ya el dibujo. Y poco después llegó la mejor ocasión del partido a cargo de Mata tras un gran centro de Oscar Plano, pero Mariño hizo la intervención de la tarde para evitar el gol. El Sporting no tardó ni medio minuto en responder con un mano a mano ante Masip que Nano envió a las nubes. El partido se había abierto y el Pucela, a tumba abierta se lanzaba al ataque en el último cuarto en busca de un empate que justificase, al menos, el cambio de entrenador. Mata dispuso de otra grandísima ocasión en la que incluso superó a Mariño, pero Barba estuvo atento y sacó el balón de la misma raya de gol. Era el epílogo de la incapacidad del equipo y de una mala racha de Mata.

No pudo ser, y el presunto revulsivo no llegó a Zorrilla, ni en resultados,ni en juego ni en novedades. El 'play off' no se aleja, es el Real Valladolid el que marca cada vez más distancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos