Real Valladolid

El Pucela pierde el partido y casi todas las posibilidades de jugar la promoción

Dos goles de Vitor y Benito en menos de tres minutos en la primera parte desarmaron a los de Herrera

Fernando Bravo
FERNANDO BRAVOValladolid

Vitor asestó en el minuto 19 una puñalada a las aspiraciones del Real Valladolid de jugar la promoción. Lo hizo en forma de saque magistral de una falta que había hecho Míchel al borde del área de Becerra sobre Silva. Sangraba todavía el Pucela por la herida abierta en la escuadra derecha de Becerra, cuando Alberto Benito, un lateral, desde treinta metros empalmó tres minutos después un despeje del propio portero pucelano al otro lado de su portería. Y se acabó el partido para el Valladolid. Y desaparecieron la mayor parte de las esperanzas de los de Herrera de jugar la promoción.

2 Reus

Badia, Benito, Olmo, Atienza, Miramón, Garai, Folch, Vítor, Fran Carbiá (m.74 Vaz), Haro i Máyor.

0 Real Valladolid

Becerra, Moyano, Lichnovsky, Álex Pérez, Balbi; Leão, Jordán (m. 59 Alex López) Jose, Míchel (m. 83 Sergio Marcos), Espinoza (m. 62 Drazic) y De Tomás

goles
1-0, m. 19 Vitor de falta directa por la escuadra derecha de Becerra. 2-0, m.22 Benito, desde fuera del área.
árbitro
Cuadra Fernández. Amonestó a Jordán y Alex López que no podrán jugar el último partido de la temporada por acumulación de sanciones

Tenía Razón el entrenador pucelano cuando advirtió, el viernes, que si el Reus marcaba un gol, estaban muertos. No se conformaron los neófitos en Segunda División, y marcaron dos. Y todos sabían que era el fin de las esperanzas pucelanas.

Al Real Valladolid no le funcionó nada. Sobre el campo estaba un equipo reconocible, que no conocía la derrota desde hacía seis jornadas. Casi todo el potencial ofensivo del Pucela estaba sobre el campo, excepto Mata, lesionado, Villar, anulado por su compromiso con el Tenerife, y Drazic, que salió en la segunda parte en sustitución de Espinoza. Pero daba Igual. De Tomás tuvo un día más negro que gris; Jose no conseguía terminar sus fantasías en ataque, aunque estuvo mucho más combativo y efectivo defendiendo.

Espinoza, que disfrutó de alguna ocasión de marcar tampoco tuvo su mejor día y Herrera terminó cambiándolo por Drazic.

En definitiva, los dos goles tuvieron un efecto demoledor sobre un Pucela cuyos jugadores no lograban ponerse de acuerdo para rematar las jugadas.

En la segunda parte, primero Espinoza y después Míchel, a pase de Jordán tuvieron sus ocasiones, que no consiguieron transformar.

Después fue un quiero y no puedo alterno, que se intensificó durante los últimos minutos sin que en ningún momento demostraran que podían haber siquiera reducido distancias. El empate parecía imposible. La victoria no se volvió a plantear después del minuto 22.

Porque, además de los dos goles. el Reus, que no se jugaba nada, amagó con revivir el drama de Sevilla. A falta de cuatro minutos para finalizar la primera parte, Benito regateó a su marcador pucelano y puso un balón en la cabeza de Mayor que remató al larguero. El miedo entró en el cuerpo de todos los pucelanos. Para colmo, los dos jugadors de Herrera que vieron la tarjeta amarilla -Jordán y Alex López- han quedado inhabilitados para jugar el último partido del campeonato, en el que el Real Valladolid se verá obligado a sacar un resultado mejor que el Huesca para volver al 'play-off', porque el Real Valladolid ya no depende de sí mismo.

Para colmo, los dos judadores pucelanos que que vieron la tarjeta amarilla

Fotos

Vídeos