Un punto de incapacidad

Mata y Kiko Olivas intentan rematar un saque de esquina/Ramón Gómez
Mata y Kiko Olivas intentan rematar un saque de esquina / Ramón Gómez

El Real Valladolid, en un pobre partido sin apenas ocasiones, empata sin goles en Alcorcón

Miguel Ángel Pindado
MIGUEL ÁNGEL PINDADOValladolid

Un empate sin goles, sin apenas ocasiones y prácticamente sin juego fue lo que ofreció el Real Valladolid en el campo del Alcorcón, que lucha por evitar el descenso. El Pucela se mostró fallón, sin ideas y sin capacidad para crear apenas jugada alguna y esta vez no tuvo en Mata a su salvador. Desperdició una primera parte en la que el Alcorcón tuvo un par de buenas ocasiones, y tras el descanso no quiso o no pudo ir a por el partido. Un punto que sabe a poco.

Comenzó el partido tal y como se esperaba en un campo tan pequeño como el de Santo Domingo, sin control por parte de ninguno de los dos conjuntos, con constantes pérdidas fruto de los malos pases, los malos controles y la presión que, casi sin querer, se ejerce por las dimensiones del terreno de juego. Luis César Sampedro colocó de salida a Anuar en el puesto de un Hervías que estuvo renqueante a lo largo de la semana. Fue la única variación, junto con el regreso de Luismi al eje del centro del campo junto a Borja. Y el juego del equipo blanquivioleta volvió a brillar por su ausencia. Solo pasados los primeros diez minutos, el Real Valladolid comenzó a tomar el mando, a controlar mínimamente el balón y a aproximarse con cierto peligro sobre el portal de Casto. Un disparo de pillo de Ontiveros que casi sorprende a Casto y un córner botado por Óscar Plano que casi lo transforma en gol olimpico parecían calentar a los de Luis César Sampedro, pero solo fue un espejismo. Sin nadie que ordenase el juego en el centro del campo, se obligaba a Ontiveros, el hombre más peligroso de los blanquivioleta, a recibir el balón casi en su campo y demasiado lejos del área alfarera. Además, la salida del balón por parte del Valladolid era poco menos que inexistente, y solo con rechaces, patadones y pases largos a ningún sitio conseguía llevar el balón al terreno madrileño.

0 Alcorcón

Casto, Laure, Pablo, Toribio, Dorca (Jonathan Pereira,m in. 76), Alvaro, Bellvis, Álvaro Peña, Hugo, Sangalli (Bruno Gama, min. 60) y Mateo García (Nono, min. 68).

0 Real Valladolid

: Masip, Moyano, Kiko Olivas, Calero, Borja Herrera, Luismi, Óscar Plano (Giannotas, min65), Ontiveros (Hervías, min. 74), Anuar (Míchel Herrero, min. 79) y Mata

Árbitro
Vicandi Garrido. Amonestó a Toribio, del Alcorcón y a Borja, del Real Valladolid
Incidencias
Alrededor de menos de media entrada en Santo Domingo, pese a que el club alfarero regalaba entradas

Y en vista de esta situación, los propietarios del terreno de juego se crecieron con varias acciones que no subieron al marcador de milagro. Una volea de Bellvis que salí rozando el larguero, un disparo de Mateo García que Masip, providencial, salvó con la punta de los dedos y otro disparo de nuevo de Bellvis, solo, desde la frontal del área, pusieron el alma en un puño a la parroquia pucelana. Los últimos veinte minutos de partido fueron de claro dominio alfarero, con un Valladolid incapaz de dar dos pases seguidos y desordenado. En esta situación, el final del primer tiempo con empate a cero fue la mejor noticia para el Real Valladolid.

Se esperaba un Pucela más incisivo tras el descanso, pero no. Sin un centro del campo capaz de reposar el balón, con lanzamientos a ningún sitio y escaso apoyo cuando el esférico llegaba a los delanteros, el partido entró en un bucle de errores que solo esporádicas acciones que a punto estuvieron de subir al marcador pero que la inoperancia e incapacidad por un lado y las defensas por otro impidieron. Y eso que Mata tuvo en sus botas, en el minuto 52 la mejor ocasión del partido en un remate a pase de Ontiveros que Casto desvió in extremis en una portentosa intervención. Fue casi la única de estos cuarenta y cinco minutos finales. El Alcorcón, pese a estar luchando por evitar el descenso tuvo mucho más descaro que el Pucela para buscar la portería de Masip, pero así como a los hombres de Julio Velázquez apenas les costaba llegar al área y centrar, encontraban en el remate una misión imposible y las escasa ocasiones que tuvieron ni siquiera invitaron a Masip a intervenir. Los minutos pasaban y el partido se volvía desesperante porque el Pucela era incapaz de dar más de tres pases seguidos, algo que también le ocurría al Alcorcón.

Los cambios de Luis César en nada cambiaron la situación. Ni Hervías ni Giannotas ni Michel Herrero mejoraron lo que ya había sobre el terreno de juego, ni hubo cambio de sistema ni intención de lanzarse a tumba abierta a por el partido. Parecía que el 0-0 ante uno de los colistas era suficiente. El griego tuvo una ocasión en un remate de rebote cuando se entraba en el recta final del partido y Mata no llegó por los pelos a un buen centro de un inoperante Luismi. Fue todo el bagaje de un Real Valladolid con aspiraciones y sumido en su particular crisis pudo ofrecer en Santo Domingo, desperdiciando una excelente ocasión para subir puestos en la clasificación tras los marcadores de otros rivales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos