Segunda B

Un punto para el Promesas

Miguel protege el balón ante el acoso de un rival. /Rodrigo Jiménez
Miguel protege el balón ante el acoso de un rival. / Rodrigo Jiménez

Miguel logró el tanto de la igualada en un partido dominado por los blanquivioleta

OPTASPORTPontevedra

El Valladolid B sacó un empate del feudo del Pontevedra en un partido muy completo y competido. El conjunto preparado por Miguel Rivera llevó la iniciativa durante varios tramos del partido y dispuso de las mejores oportunidades para llevarse la victoria. Sin embargo, fue el equipo local el que se adelantó a través de un cabezazo de Etxaniz mediada la segunda mitad. La reacción vallisoletana no se hizo esperar, pues, diez minutos más tarde, Miguel cazó una pelota en el área pequeña para recolocar el empate en el marcador. Este empate sirve al filial blanquivioleta más a nivel de sensaciones que de resultados, pues, pese al punto sumado, aún se mantiene como colista de la categoría a nada y más y nada menos que siete puntos de la salvación.

1 Pontevedra

Edu; Álex Fernández (Mouriño, min. 73), Adrián León, Bruno, Álex González; Kevin Presa, Jorge Hernández (Berrocal, min. 50), Marcos Álvarez, Prosi, Añón; y Etxaniz.

1 Valladolid Promesas

Tanis; Apa, Rubén, Velásquez, Cobo (Luis Suárez, min. 67); Miguel Mari, Alvarado; Mayoral, Javi Pérez, Samanes (Porto, min. 88); y Miguel (Dani Vega, min. 91).

Goles:
1-0 Etxaniz (min. 63). 1-1 Miguel (min. 72).
Árbitro:
: Montes García (Comité madrileño). Amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores locales Prosi y Kevin Presa, y a los visitantes Cobo y Javi Pérez.
Incidencias:
Estadio de Pasarón. 2.200 espectadores.

El encuentro empezó con el Valladolid B echándose la carga ofensiva a sus espaldas, mientras el Pontevedra aguantaba replegado y buscaba aprovechar alguna incursión de Marcos Álvarez o Añón en la transición ofensiva. Después de que Edu sacase una mano espectacular en un mano a mano con Mayoral, Luisito reorganizó a su equipo para que sus líneas se adelantasen algo. El Pontevedra, pese a todo, no llegó nunca a mostrar el nivel de superioridad que se le podría haber presupuesto antes del encuentro.

El trío ofensivo conformado por Mayoral, Javi Pérez y Miguel hizo mucho daño a un equipo local, que, sin embargo, fue capaz de mantenerse sólido atrás. Dadas las circunstancias, el Pontevedra tuvo que agarrarse a la estrategia y el juego directo para tratar de ponerse por delante en el marcador. Lo logró tras un córner botado por Prosi desde la izquierda, que encontró a Etxaniz prácticamente solo en el perfil del área pequeña. El ariete local, que tras romper su sequía de principio de temporada, suma tres goles en los últimos dos partidos, resolvió con la cabeza sin excesivas dificultades.

De todos modos, la alegría del respetable de Pasarón no duró demasiado, pues apenas diez minutos después, tras un rechace de Edu a un disparo de Luis Suárez, Miguel cazó una pelota muerta en el área pequeña y, a puerta vacía, reestableció las tablas en el marcador electrónico del coliseo pontevedrés. El Valladolid B empujó más, con más corazón que cabeza, hasta el final de un partido que terminó con el Pontevedra lanzando balones largos en busca de Etxaniz. En busca de un gol y de una victoria que nunca llegaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos