El Real Valladolid se coloca a cuatro puntos del 'play off'

Hervías sujeta a Vitinho en el partido del sábado./Pedro Salado-LOF
Hervías sujeta a Vitinho en el partido del sábado. / Pedro Salado-LOF

Los resultados de la jornada han servido para apretar aún más la tabla clasificatoria el equipo pucelano recorta un punto al sexto puesto pero sigue décimo

J. A. Pardal
J. A. PARDAL

Dos eran los objetivos decretados por Luis César Sampedro para el devenir del Real Valladolid durante la segunda mitad de la temporada, que acaba de comenzar. El primero de ellos pasa por secar la racha de goles en contra encajados por el equipo. El segundo consiste en marcar una línea de fuego que les distancie de todos los que le siguen en la tabla e ir recortando, poco a poco, los puntos que le separan de los de delante.

Por méritos propios, pero también por el pinchazo de algunos de los conjuntos que le preceden, el equipo ha alcanzado ambas dianas durante el fin de semana que ayer se despidió.

El giro radical decretado por el entrenador en el modo en el que sus pupilos afronta los partidos se ha visto reforzado gracias al resultado. Una visión positiva que hubiera sido muy diferente de no mediar el tanto de Jaime Mata. Gracias a él y al trabajo defensivo de todo el conjunto, el equipo blanquivioleta vuelve a situarse a cuatro puntos del ‘play off’, la misma circunstancia que padecía el equipo antes de la derrota en Albacete por 2-1, en un partido que supuso una inflexión para el equipo y con la que comenzaron los cambios del entrenador en busca de optimizar el rendimiento de la plantilla.

Después del mazazo por el doblete de Zozulya en el Carlos Belmonte, el Real Valladolid estuvo en las siguientes dos jornadas a seis puntos de los puestos que dan acceso a la liguilla de ascenso, en las que fueron las dos semanas más duras de los de Sampedro en lo que va de campeonato. Parecía en aquel momento que el riesgo de desconexión con el tren cabecero amenazaba por campar a sus anchas por la ciudad castellana y leonesa, pero llegaron las victorias balsámicas en el Nuevo José Zorrilla ante el Lorca y el Real Zaragoza.

Más información

Así las cosas, el equipo pucelano cerraba el año a cinco puntos de la zona en la que quiere estar, una herida que se gangrenó con la remontada del Osasuna en Pamplona. No se perdieron en El Sadar más puntos de desventaja respecto al Granada, que en esa jornada ocupaba la sexta plaza, sino que la derrota sirvió para que un nuevo invitado llegase a la fiesta. Si el Real Valladolid terminó 2017 en novena posición, con el Lugo y el Osasuna justo delante, arrancó el nuevo año añadiendo al Sporting de Gijón a la nómina de conjuntos que veían a los de Pucela por el retrovisor.

Con la victoria por 0-1 en Barcelona, la desventaja se estrecha a cuatro puntos –tras las victorias de Huesca, Cádiz y Lugo, los empates de Oviedo y Rayo Vallecano y las derrotas del Numancia y el Granada- pero el equipo de los Hervías, Deivid, Borja y compañía continúa luchando por escalar el muro compuesto por los tres equipos que le preceden.

Parece ser que, mediada la temporada, estas plantillas, más la del Osasuna, serán las que se jueguen el tipo por las dos plazas de ascenso directo y las cuatro que clasifican para las semifinales de la liguilla de ascenso.

La pelota está en el tejado de los de Luis César que, con sesenta puntos aún por disputarse, tienen que visitar Granada, Lugo, Oviedo y Soria y recibirán en su estadio la visita del Huesca, el Rayo Vallecano, el Sporting de Gijón y el propio Osasuna, en un partido que cerrará la temporada regular y que podría convertirse en una auténtica final de llegar los dos equipos con opciones de clasificación a la jornada 42. A las buenas noticias se suma la de saber que el Real Valladolid es capaz de ganar partidos fuera de casa, algo que consiguió en la Ciudad Condal y que no saboreaba desde el mes de agosto, cuando en la segunda jornada venció al Sevilla Atlético.

Sin duda, las opciones de ascenso pasan por la mejora en los viajes, donde solo se han cosechado diez puntos en las once salidas que ha realizado hasta ahora el equipo. En ellas han conseguido sumar solo dos victorias y empatar cuatro veces (León, Almería, Reus y Gijón), frente a un saldo negativo de cinco derrotas (Huesca, Vallecas, Cádiz, Albacete y Pamplona).

Dos equipos lanzados

Si entre los 37 puntos del Real Oviedo, que marcha tercer clasificado, y los 32 que cosecha el Real Valladolid hay ocho equipos, en las posiciones de ascenso directo las cosas no están menos apretadas. Tan solo un punto separa a Huesca y Cádiz. Las rachas de ambos parece que les van a deparar un final de Liga en el que festejar, si no lo hacen antes.

Nunca se sabe en esto del fútbol, y menos en una competición tan igualada como la Segunda, pero los de Rubi y los de Álvaro Cervera asustan y ya cuentan con cinco y seis puntos de ventaja sobre el tercero, respectivamente. El equipo aragonés, líder desde la jornada catorce, solo ha perdido tres encuentros. Los gaditanos, por su parte, llegaron a marchar decimosextos en la jornada doce y desde entonces han protagonizado una espectacular remontada en la que han conseguido nueve victorias y un empate en los diez últimos partidos. La distancia del Real Valladolid con el líder es de once puntos. El equipo no mira hacia él, pero sí hacia el ‘play off’, que ya está a menos de dos partidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos