El Real Valladolid B derrota al Deportivo pese a una expulsión rigurosa y dos lesionados

Luis Suárez y Samanes celebran un tanto en un partido anterior./Ramón Gómez
Luis Suárez y Samanes celebran un tanto en un partido anterior. / Ramón Gómez

Mario vio la roja y Apa y Luis Suárez tuvieron que irse a la caseta con problemas físicos

J. A. Pardal
J. A. PARDAL

El Real Valladolid B se sobrepuso a las lesiones y al errado criterio del árbitro para terminar imponiéndose al Deportivo Fabril, que marcha tercero en la tabla, por 2-1.

El equipo de Miguel Rivera tuvo que luchar contra las adversidades antes y durante los noventa minutos del encuentro. En el calentamiento previo al partido, el atacante onubense Antonio Domínguez sufrió un pinzamiento en la espalda que le obligó a jugar muy mermado físicamente, hasta que fue sustituido en el minuto 82.

Si eso no fuera suficiente, Apa tuvo que abandonar el terreno de juego lesionado en el minuto 13, después de que un jugador le cayese encima y le retorciera el tobillo.

Las desgracias no solo cayeron del lado blanquivioleta. El Fabril, entrenado por Munúa, también tuvo que hacer un cambio obligado, el del lesionado Óscar por Lucas, cuando aún no se había llegado al minuto 34 del encuentro.

2 Real Valladolid B

Dennis; Apa (Alvarado, min. 13), Moi, Mario, Salisú; Carrascal, Javi Pérez, Luis Suárez (Velásquez, min 65), Raúl, Domínguez (Mayoral, min. 81) y Samanes.

1 Deportivo Fabril

Francis; Blas, Quique, One, D. Caballo; Cárlos López (Ortuño, min. 71), Óscar (Lucas, min. 34), Queijero, Jardel, Romay y B. Galán (Luis Fernández, min.46).

Goles
1-0 Mario (min. 23). 2-0 Luis Suárez (min. 54). 2-1 Luis Fernández (min. 57).
Árbitro
Usón Rosel, del Comité Aragonés. Mostró amarilla a Alvarado, Moi, Dennis y Samanes y roja directa a Mario; todos ellos del Real Valladolid B.
Incidencias
300 espectadores en los anexos del Nuevo José Zorrilla.

Para entonces, el Promesas ya se había adelantado en el marcador, gracias a un remate de Mario en un córner en el minuto 24. El central, prácticamente solo, remachó de cabeza a la base del poste defendido por Francis un saque de esquina que llegó después de la tercera ocasión de Luis Suárez, al que ya le fue anulado un gol en el primer minuto de juego por un fuera de juego muy justo.

El delantero colombiano fue el gran protagonista del partido y lo refrendó en la primera parte con un muy buen disparo que obligó al altísimo portero visitante a lucirse, justo antes del descanso.

Cinco minutos después de la reanudación, otra piedra en el camino del Real Valladolid B. Mario fue expulsado después de forcejear con el delantero en la carrera hacia un balón que había ganado la espalda de los centrales pucelano. El blanquivioleta cayó y con esa caída arrastró también al delantero del filial del Deportivo de la Coruña. El árbitro pitó falta y mostró la roja al futbolista; corría el minuto 50.

Todo parecía oscurecerse sobre los pupilos de Miguel Rivera pero Antonio Domínguez y Luis Suárez se encargaron de aumentar la ventaja. El andaluz robó un balón en la medular y sirvió para el punta colombiano que ganó a los defensas por velocidad y desde veinticinco metros introdujo el balón en la portería de un Francis adelantadísimo y fuera de sitio.

Tres minutos después la alegría se tornó en desesperación; Luis Fernández, que había entrado al descanso, batió a Dennis. 2-1 y a sufrir.

El gol visitante vino precedido de un pérdida de balón de Domínguez ante el acoso de un rival que pudo ser falta. Los jugadores locales y los 300 aficionados que asistieron a los Anexos protestaron mucho la jugada y ya no pararían hasta el final del partido. Y razones tenían.

Luis Suárez también se fue lesionado, en el minuto 66,con problemas en el brazo izquierdo. Además de la rigurosa expulsión de Mario y la posible falta sobre el 10 pucelano antes del gol del Deportivo Fabril, el árbitro se deshizo con el paso de los minutos. No pitó una cesión clarísima de un defensor del equipo gallego a su portero y, cumplido el quinto minuto de descuento, les concedió un córner que no era.

Finalmente, la sangre no llegó al río y un Real Valladolid B muy aplicado y con buen orden pese a estar en inferioridad fue capaz de solventar el encuentro.

Los de Miguel Rivera se quedan antepenúltimos, a cuatro puntos de la salvación. La próxima semana visitan al Cerceda, farolillo rojo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos