El Real Valladolid Juvenil se coloca cuarto tras golear al Alcobendas

Pablito conduce el balón en el encuentro ante el Rayo Majadahonda disputado la pasada semana en los Anexos./Rodrigo Jiménez
Pablito conduce el balón en el encuentro ante el Rayo Majadahonda disputado la pasada semana en los Anexos. / Rodrigo Jiménez

Pablito, con un doblete, contribuyó a la victoria de los suyos, que esperarán el resultado del Getafe, que juega mañana, y al que momentáneamente han adelantado en la clasificación

OPTAAlcobendas (Madrid)

El Real Valladolid Juvenil A supo imponerse en su visita a Alcobendas haciendo valer su mejor técnica y dejando a su rival en posición precaria en la clasificación de División de Honor, en los puestos de descenso. Con esta goleada, los castellanos y leoneses suman nueve puntos de los últimos doce posibles y siguen en la brecha junto con el Getafe para poder alcanzar la honorable cuarta posición, una vez que, a tres jornadas para la conclusión del campeonato, ya no hay absolutamente nada en juego.

El partido comenzó con mayor dominio local a base de fuerza y empuje de los de Javi Galapero, con aproximaciones peligrosas pero sin ver portería. En el minuto 5, era Javi el que remataba un córner de manera forzada marchándose el balón por encima de la portería de David. En el minuto 12, Cristian se marchaba con potencia y velocidad en una fugaz cabalgada pero su disparo se iba también desviado.

0 Alcobendas

Jordi, Edgar, Javi (Posada, min. 74), Arratia, Guille, Iván, Andrei (Moha, min. 54), Christian (David, min. 87), Capi, Hugo y Molina.

4 Real Valladolid

David, Arnaiz, Óscar, Tena, Nieto, Raúl (Jairo, min. 79), David Sanz, Dali (Álvarez, min. 75), Víctor (Santiago, min 81), Pablito y Adrián (Rafa, min. 64).

Goles:
: 0-1 Pablito (min. 36); 0-2 Rafa (min. 72); 0-3 Santiago (min. 87); 0-4 Pablito (min. 90).
Árbitro:
Muñoz Piedra (del Comité Madrileño). Amonestó al visitante Tena.
Incidencias:
Polideportivo de Valdelasfuentes. 150 espectadores.

El paso de los minutos fue asentando a los de Pucela, que empezaron a tocar en el centro del campo, con un Raúl muy inspirado que se erigió en protagonista llevando la manija de los suyos. El cuadro blanquivioleta empezaba a presentar sus credenciales y Dali, en el minuto 15, daba el primer aviso con un perfecto control y disparo que se estrellaba en el lateral de la red. Repetiría el propio jugador cántabro pocos minutos después desde la frontal, pero su lanzamiento colocado se perdía por poco.

Sería en el minuto 36 cuando Pablito abriera el marcador al recibir en la frontal de espaldas a portería y darse la media vuelta para colocar una semivaselina inalcanzable para la estirada de Jordi. Se hacía justicia al mejor juego de los visitantes poco antes de que se llegase al final de los primeros 45 minutos.

En la segunda mitad el Alcobendas salió con similar actitud pero los vallisoletanos ya tenían la lección aprendida al contrarrestar ese empuje con una fuerte presión en todo el campo que obligaba a los locales a constantes pérdidas de balón. Los madrileños también basaban sus posibilidades en una presión similar con lo que el duelo se convirtió en un ir y venir sin un dominador claro.

Esta situación se mantuvo hasta mediada la segunda parte cuando las fuerzas ya no eran las mismas comenzando otra vez el Real Valladolid a imponer su mayor calidad, triangulando entre líneas y buscando el peligro por bandas. Antes de que se pudieran ejecutar la gran mayoría de cambios, el marcador se volvería a mover.

La sinfonía violeta volvía a funcionar y muy pronto vino el segundo gol obra de Rafa empalmando un preciso centro de Dali. Y ya, en pleno festival forastero, arribarían los tantos de Santiago, en perfecta combinación con Rafa y David Sanz, que colocaba el 0-3, y el último de Pablito, en un disparo lejano que se le coló a Jordi como agua entre las manos. Una cantada para dar por finiquitada la contienda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos